Ama las preguntas

Las preguntas son poderosas, resultan una herramienta fundamental en los procesos de desarrollo personal, así como en los procesos de coaching. Hoy os dejo un texto del poeta Rilke que habla sobre ellas:

“Ten paciencia con todo aquello que no se ha resuelto en tu corazón e intenta amar las preguntas por sí mismas, como si fueran habitaciones cerradas, o libros escritos en una lengua extranjera. No busques ahora las respuestas que no estés preparado para vivir. Pues la clave es vivirlo todo. Vive las preguntas ahora. Tal vez las encuentres, gradualmente, sin notarlas, y algun día lejano llegues a las respuestas”

Rilke

13416866_1092703760776112_7432723210965070761_o.jpg

 

Anuncios

Un pez creativo

Os comparto el video de una de las criaturas marinas más creativas que hasta el momento haya visto.

Quiero saber…

No me interesa saber cómo te ganas la vida. Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar con lo que tu corazón anhela.

No me interesa tu edad. Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas están en cuadratura con tu Luna. Quiero saber si has llegado al centro de tu propia tristeza, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por miedo a nuevos dolores. Quiero saber si puedes vivir con el dolor, con el mío o el tuyo, sin tratar de disimularlo, de atenuarlo ni de remediarlo.

Quiero saber si puedes experimentar con plenitud la alegría, la mía o la tuya, si puedes bailar con frenesí y dejar que el éxtasis te penetre hasta la punta de los dedos de los pies y las manos sin que tu prudencia nos llame a ser cuidadosos, a ser realistas, a recordar las limitaciones propias de nuestra condición humana.

No me interesa saber si lo que me cuentas es cierto. Quiero saber si puedes decepcionar a otra persona para ser fiel a ti mismo; si podrías soportar la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma…

Quiero saber si puedes ver la belleza, aun cuando no sea agradable, cada día, y si puedes hacer que tu propia vida surja de su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo y el mío, y de pie en la orilla del lago gritarle a la plateada forma de la luna llena: “¡Sí!”. No me interesa saber dónde vives ni cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de aflicción y desesperanza, agotado y magullado hasta los huesos, y hacer lo que sea necesario para alimentar a tus hijos.

No me interesa saber a quién conoces ni cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te quedarás en el centro del fuego conmigo y no lo rehuirás.

No me interesa saber ni dónde ni cómo ni con quién estudiaste. Quiero saber lo que te sostiene, desde el interior, cuando todo lo demás se derrumba.

Quiero saber si puedes estar solo contigo y si en verdad aprecias tu propia compañía en momentos de vacío.

La invitación de Oriah Mountain Dreamer

10616592_10205151622978540_2508145445457466159_n.jpg

Música que nos emociona

La música tiene un efecto en nuestras emociones, nos hace sentir bien pero ¿por qué? algunos estudios han demostrado que la música tiene la capacidad de cambiar estados de ánimo activando cada una de las estructuras emocionales del cerebro.

Hoy comparto con vosotros un estudio de Jacob Jolij, un neurocientífico holandés que llegó a la conclusión, tras evaluar diversos aspectos como la letra, el ritmo y la melodía, que las canciones que tienen un tempo igual o superior  a los 150 latidos por minuto, son las que nos hacen sentirnos más felices.

Considerando estos parámetros elaboró un listado de 10 canciones que asegura, nos harán sentir mejor.

  1. Don’t Stop Me Now (Queen) Click para escuchar
  2. Dancing Queen (Abba) Click para escuchar
  3. Good Vibrations (The Beach Boys) Click para escuchar
  4. Uptown Girl (Billie Joel) Click para escuchar
  5. Eye of the Tiger (Survivor) Click para escuchar
  6. I’m a Believer (The Monkeys) Click para escuchar
  7. Girls Just Wanna Have Fun (Cyndi Lauper) Click para escuchar
  8. Livin’ on a Prayer (Jon Bon Jovi) Click para escuchar
  9. I Will Survive (Gloria Gaynor) Click para escuchar
  10. Walking on Sunshine (Katrina & The Waves) Click para escuchar

Os invito a escucharlas y, si os apetece, a compartir en el post cuales han sido vuestras emociones y sensaciones tras hacerlo.

 

escuchar musica.jpg

 

¿Cómo te hace sentir?

Hoy os traigo un interesante experimento realizado con un grupo de alumn@s adolescentes sobre el impacto que las palabras tienen en las personas con las que nos relacionamos.

El video nos lleva a reflexionar sobre el hábito, cada vez más frecuente, de enfocarnos al mensaje negativo o de mejora olvidando en muchas ocasiones el mensaje positivo que motiva, impulsa, refuerza y estimula a las personas.

Reflexionar y profundizar en el poder de la palabra nos permite darnos cuenta de que el lenguaje constituye uno de los componentes fundamentales a partir de los cuales construimos nuestros modelos mentales del mundo, y puede ejercer una tremenda influencia sobre el modo en que percibimos la realidad y respondemos ante ella.

El lenguaje como “generador de realidad” puede ser una herramienta muy valiosa a la hora de trabajar con personas.

Perderse en la naturaleza

Es básico que despleguemos esfuerzos para que l@s niñ@s y jóvenes no pierdan contacto con la tierra, con sus ritmos naturales, su belleza y sus estaciones cambiantes sobre todo en el actual mundo superpoblado, hiperconectado y con un alto grado de consumismo que habitamos.

Al experimentar la naturaleza no resulta tan importante “saber” como “sentir”. Se trata de generar experiencias en l@s niñ@s y jóvenes para que presten mayor atención al mundo natural que les rodea y disfruten de su conexión con el. Que disfruten de la inexplicable belleza de un árbol, de una flor, del majestuoso vuelo de un ave, del viento vibrando alrededor de su cuerpo, etc.

Compartir el amor por la naturaleza a través de experiencias significativas alimenta el espíritu y el alma. Mejora la concentración y la observación del joven, desarrolla sus sentidos y su confianza, así como su capacidad de escucha, le ayuda a vencer sus temores, estimula su creatividad y amplia su perspectiva, entre otros beneficios.

Este post es una invitación a explorar y observar el mundo natural con los más jóvenes como si fuera por primera vez. Nuestra percepción del mundo puede verse alterada por algo tan sencillo como el ángulo desde el que elijamos verlo.

“A veces un árbol puede decirte más cosas que un libro” Carl Jung

Efímero y Eterno

Este ejercicio es una herramienta que facilita la práctica del estado de conciencia llamado “atención plena” y ayuda a profundizar en el proceso de autoconocimiento.

Pintar una flor efímera puede ser obra de muchísimo tiempo. Lo que te propone esta práctica es precisamente eso: que pases mucho tiempo en una ilustración, que vivas muchos días y semanas con ella. Es un ejercicio de paciencia para qué, a través de tu plena presencia en cada instante, experimentes lo eterno que se revela en la fugacidad.

Paciencia significa “estar ahí, sin esperar resultados” a través de la paciencia te brindas la oportunidad de presenciar cómo la vida surge, en toda su plenitud, desde la inagotable y poderosa fuente del momento actual.

IMG_0638.jpg

La primera parte de esta práctica consiste en no pintar el cactus y el pájaro. Vuelve a esta ilustración un día y otro, contémplala, pero no la pintes. Solo obsérvala en su perfecto estado inacabado, en su potencialidad.

Y, al mismo tiempo, contempla en ti lo que sientes, piensas, crees, esperas, dices, imaginas, recuerdas… constatando también la infinita potencialidad de tu conciencia, que ofrece espacio para que todo esto pueda manifestarse.

Cuando en tu mente ya no haya nadie que espere nada, regálate la experiencia de pintar la ilustración.