Solo la experiencia transforma

Cualquier creencia debe dar paso a la experiencia, aquí os comparto un breve relato que reflexiona sobre esto:

He aquí a un maestro, al que preguntaron si existía una realidad superior y dijo:
-Sí, existe.
Pero días después, alguien le hizo la misma pregunta, y contestó:
-No, no existe.
Más tarde llegó otra persona que le preguntó lo mismo y él respondió:
-Puede que exista y puede que no.
Y llegó un hombre muy versado en las escrituras y preguntó:
-Pero, maestro, ¿a qué se debe que a cada cual le respondas de modo diferente?
El mentor no se inmutó y dijo:
-A cada uno le abro la puerta adecuada a su grado de entendimiento.

La respuesta está relacionada con el nivel de consciencia del que pregunta.

27539996_1292579670842532_4357560144809506875_n.jpg

Anuncios

Conectados por ramas invisibles

¿Los humanos evolucionaron de los monos o de los peces?

En esta charla TED Prosanta Chakrabarty disipa algunos mitos arraigados sobre la evolución, recordándonos que somos una pequeña parte de un proceso complejo de cuatro mil millones de años, y no el final de la línea.

Interesante para reflexionar

 

 

 

 

Crear

“Ser creador implica reconocer que “aún no se nada, pero de repente me llegó la inspiración para el siguiente paso”, y es sólo para el siguiente.

Por lo tanto, significa la entrega total a un movimiento, sin saber necesariamente hacia dónde vamos. Nos dejamos guiar de un instante al otro.

Esta entrega es veneración, la entrega total a un inmenso movimiento creador donde nuestros límites desaparecen y nos incluimos en este movimiento diferente. En este movimiento todo está bien, todo continúa.

Lo que resulta, cuando nos dejamos llevar por este movimiento, es Amor”

Bert Hellinger

18836667_1410328972346921_8672793436088758616_o.jpg

Mary Oliver y la naturaleza

Abrumada y agradecida por todos vuestros comentarios sobre el post que publiqué ayer sobre Mary Oliver. ¿Cómo honrar con palabras, a quien tanto nos inspiró? Indudablemente con sus propias palabras, sus poemas.

mary oliver 2.jpg

Mary tiene la capacidad a través de sus letras de animar nuestro espíritu, motivar nuestro corazón y “estirar” nuestra mente para explorar nuevas formas de ver y pensar. Nos invita a un viaje sutil y profundo en conexión con la naturaleza y su belleza. El mundo natural y todo lo que encuentra en él: arboles, ríos, animales… la sirve de inspiración en el discurrir de sus poesías.

Me habéis escrito pidiéndome que publique algún otro poema de Mary, este es el motivo de este nuevo post, aquí los comparto:

En los bosques de agua negra.png            los girasoles

Dia de verano.png          A la mañana temprano.png

Gansos Salvajes.png    El grlllo.png

 

 

 

Mary Oliver

mary.jpgHace tiempo me cautivó Mary Oliver, la simplicidad de sus palabras, la inspiración que producía en mi su lectura, las emociones que me generaba su poesía… multitud de sensaciones que me invitaban a cuestionarme. Mary exploraba la relación entre el mundo natural y el del alma mirando a la vida con gratitud y confianza, y buscando inspiración para escribir en sus largas caminatas en la naturaleza.

Ha fallecido a los 83 años, hoy desde este post quiero rendirla homenaje compartiendo algunos de sus poemas que más hondo calaron en mi.

Este primero tiene que ver con alejarnos del ruido y el materialismo para acercarnos a la escucha interior:

«Cuando me mudaba de una casa a otra
había muchas cosas para las que no tenía espacio.
¿Qué podía hacer? Alquilé un trastero.
Y lo llené. Los años pasaron.
De vez en cuando iba allí y miraba,
sin que nada ocurriera, ni una sola
punzada en el corazón.
Cuantos más años cumplía, las cosas que me importaban
eran cada vez menos, pero más
importantes. Así que un día rompí el candado
y llamé al basurero. Se lo llevó
todo.
Me sentí como el burrito al que
finalmente le quitan la carga de encima. ¡Cosas!
¡Quémalas, quémalas! ¡Haz un hermoso
fuego! ¡Habrá un espacio en tu corazón para el amor,
para los árboles! Para los pájaros
que nada poseen – la razón por la que pueden volar».

Otro que os comparto me encanta por esa intención que Mary  tiene de querer ver las cosas bellas del mundo y que finalmente es lo que la acerca a la felicidad.

«Parece que amas este mundo,
“Sí”, dije, “Este precioso mundo”.

¿Y no te importa la mente, que te mantiene
ocupada todo el tiempo con sus oscuras
y brillantes preguntas?
“No, estoy bastante acostumbrada. Ocupada, ocupada,
todo el tiempo”.

¿Y no te importa vivir con aquellas preguntas,
me refiero a las difíciles, a las que nadie puede
responder?
“En realidad, son las más interesantes”.

¿Y tienes a alguna persona en tu vida cuta mano
quieras apretar?
“Sí, la tengo”.
Seguramente entonces debes de ser muy feliz allí abajo
en tu corazón.
“Sí”, dije, “Lo soy”».

Para Mary el camino es un viaje en el que invita al lector a conocer lo que lleva dentro y a percibir lo que la vida le pone delante desde otra perspectiva. Esta frase de ella fue para mi importante en un momento vital:

” Alguien que alguna vez amé me dio una caja llena de oscuridad. Me tomó años entender que esto también era un regalo”

Adios Mary.

Culpa y Vergüenza

Hay una tendencia a agrupar la culpa y la vergüenza bajo el nombre de “emociones conscientes”, los expertos nos dicen que un rasgo fundamental de las dos es que surgen cuando se produce una valoración o juicio de la persona sobre sus propias acciones.

¿En que diferenciamos la culpa y la vergüenza?

Os comparto varios puntos de vista de distintos profesionales:

  • Piers y Singer (1971) sostienen que la culpa aparece cuando se transgreden ciertas normas o reglas , y la vergüenza cuando no se alcanzan ciertos estándares y metas.
  • Ausubel, 1995; Benedict 1946 están de acuerdo en que la vergüenza es una emoción más pública que surge de la desaprobación de los demás y requiere de la presencia de los otros; mientras que la culpa es más privada, surge de la propia desaprobación y no requiere de observadores externos.
  • Tangney (1999) dice que lo que diferencia a la culpa y la vergüenza es el modo en que la persona interpreta sus fallos. Sostiene que mientras que la experiencia de la vergüenza tiene el foco de atención de la persona en el yo, en la culpa lo es la conducta.

Hay datos empíricos que apoyan cada punto de vista, también dependiendo del contexto cultural donde se produzcan.

culpa

Otro aspecto a observar es sus implicaciones interpersonales. Mientras que la vergüenza provoca el deseo de desaparecer, la culpa mantiene a la persona ligada a la situación interpersonal, señalándole el camino hacia la acción reparadora.

Tangney (1991) en diversos estudios realizados constata que las personas tendentes a la vergüenza ante el sufrimiento ajeno, son poco propensas a experimentar empatía centrada en el otro y, en cambio, tienden a experimentar malestar personal. Igualmente, cuando las personas describen sus experiencias de culpa mencionan mayores sentimientos empáticos  hacia las otras personas implicadas en la situación que cuando describen experiencias de vergüenza.

En el fondo de la vergüenza se aloja el miedo a ser menos considerado por los otros o mal visto, aspectos que tienen que ver mucho con el rechazo social. En el caso de la culpa  se aloja el descontento que sentimos hacia nosotros mismos por haber actuado de forma no adecuada.

“La vida es lo que hacemos de ella. Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos” Fernando Pessoa

La red de la vida

En este vídeo que os comparto hoy Jane Goodall nos habla de aspectos tan importantes para nosotros como el darnos cuenta de que todo esta interconectado formando un hermoso patrón.

Jane nos lleva a la reflexión sobre el impacto que cada una de nuestras acciones tiene sobre el planeta con preguntas como:

  • ¿Cómo es posible que la criatura mas intelectual que ha caminado por el planeta Tierra esté destruyendo su único hogar?
  • ¿Creéis que quizás hemos perdido sabiduría?
  • ¿Hay una desconexión entre este increíble cerebro inteligente y el corazón humano, el amor y la compasión?

Únicamente podemos lograr nuestro verdadero potencial humano, si tenemos armonía entre cabeza y corazón. Todos y cada uno de nosotros marca la diferencia, todos y cada uno de los días.

¿Qué tipo de diferencia vamos a marcar?