Conductas, actitudes y equilibrio personal.

En cualquier sociedad hay un interés por que los ciudadanos que la conforman estén integrados en la misma y se interrelacionen. Para ello será necesario trabajar diversos aspectos del plano personal como las conductas y actitudes además del equilibrio personal.

La educación en valores persigue dotarnos de recursos para enfrentarnos a los retos que nos ira planteando la vida teniendo en cuenta el ámbito personal y social, sin olvidarnos del momento presente y la realidad que estamos viviendo.Entre estos recursos que vamos a desarrollar se encuentran una conducta y actitud solidaria.

La conducta a nivel emocional trabajará dos factores clave: las habilidades y los hábitos. Las habilidades, como el desarrollo de nuestro razonamiento, regulación de conflictos o toma de decisiones. Y los hábitos, convirtiendo esquemas de conductas constructivas en la forma usual de nuestro comportamiento, como por ejemplo el responder de forma asertiva.

A su vez la actitud solidaria a nivel emocional trabajará con tres factores clave: el cognitivo, afectivo y conductual. El cognitivo desarrollando ideas y adquiriendo conocimientos nuevos, para ello tendremos en cuenta las creencias. El afectivo trabajando las reacciones emocionales, teniendo presente  los sentimientos e intereses de la persona. Y el conductual promoviendo a la acción, observando las conductas actuales y las aspiraciones de la persona.

Los adultos tenemos un papel esencial en el proceso de interiorización de los valores, principalmente a través del ejemplo. Cualquier actividad que llevemos a cabo en nuestro día a día transmite unos valores, unas normas, unas actitudes que en el caso de los menores interiorizan y una vez integradas son ya la base de su personalidad.

Aquí os dejo un vídeo donde podréis observar la importancia del ejemplo que hemos comentado:

Anuncios

6 pensamientos en “Conductas, actitudes y equilibrio personal.

  1. En este vídeo he visto situaciones que ya casi forman parte del quehacer diario. El enfado, la ira, la pasividad y la ordinariez las tomamos como algo normal, cuando no debería ser así. Afortunadamente esto se puede cambiar y creo que, en vez de esperar a que cambien los demás, deberíamos comenzar por nosotros mismos en nuestro entorno más cercano, de esa manera los niños y los “adultos” tendrían como referencia la educación, la solidaridad, el cariño y la alegría.

  2. Todas estos conceptos deberían ir de la mano de algo tan evidente como es el sentido común pero claro si lo común es negativo todo pierde sentido.
    Nada ayuda si el entorno es hostil ya que esto reduce y dificulta el poder inculcar buenos valores y principios.
    Sin el equilibrio personal (en todas sus vertientes; emocional, cognitivo, económico…) es muy difícil que tus actitudes vayan enfocadas a enseñar o aprender hábitos correctos o apropiados. Con el equilibrio cubierto conductas y actitudes positivas para el mundo vienen solas por tanto la principal lucha de todos es la de conseguir dicho equilibrio para todos y no solo para unos pocos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s