¿Por qué obedecemos?

Si echamos la vista atrás a nuestro pasado nos vamos a encontrar con barbaries que requirieron de la obediencia y colaboración de miles de personas. Cualquier país donde se declara una guerra ha servido para ver cómo pacíficos vecinos se convertían en enemigos que se odiaban y estaban dispuestos a matarse.

Stanley Milgram realizó un experimento donde una persona “el profesor” hacia una serie de preguntas a otras personas “los alumnos”. Cuando fallaban la respuesta se le pedía que diera una descarga eléctrica cuyo voltaje iba ascendiendo hasta llegar a 450 voltios (las descargas eran simuladas el alumno no llegaba a recibir la descarga, aunque al profesor se le hacia creer que era real). El resultado del experimento arrojó el dato de que muy pocas personas eran capaces de desobedecer una orden a todas luces injusta. La mayoría de las personas son capaces de llegar a la barbarie meramente por obediencia.

En nuestra vida cotidiana estos son casos extremos aunque si que nos habremos encontrado en más de una ocasión con personas que hacen algo injusto escudándose en “yo soy un mandado” o “a mi me pagan por hacer esto”.

¿Por qué obedecemos?

En gran medida porque existe una falta de hábitos de reflexión donde valorar las opciones y generalmente es mas facil dejarse llevar por lo que hace la mayoría.

En otras ocasiones existe una fuerte presión social hacia el conformismo “es lo que se espera de tí”. Y tambien porque existen castigos que aguardan a los desobedientes y por tanto aparece el miedo.

¿Cómo desobedecer constructivamente?

Estamos tan acostumbrados a obedecer, que la mayoría de las personas se sorprenden al descubrir que a veces es necesario desobedecer para por ejemplo:

  • Liberarse de prejuicios. Generaremos entoncés el hábito de analizar las acciones por sus efectos reales no por una reacción emocional.
  • Vivenciar un ambiente que fomente la autonomía. Acostumbrandonos a tomar decisiones y a razonar sobre ello sin que intervengan los prejuicios.

Es bueno que desde pequeños nos acostumbremos a hablar, exponer y defender opiniones para que en el futuro estemos entrenados en defender nuestro propio punto de vista. Participar en debates y formar parte de estructuras donde vivenciar la continua toma de postura por ejemplo.

obedecer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s