La plena conciencia.

Prestar atención con plena conciencia se parece mucho a ir a la pata coja: ¡para mantener el equilibrio debemos tambalearnos antes un poco! Se trata de un proceso en el cual no podemos perder de vista que hemos elegido sostenernos sobre una pierna.

Durante la práctica del mindfulness, resultará difícil fijar la atención y no dejar que la mente divague, la mente está diseñada para pensar por lo que mejor será aceptar que divagará. Aunque si dirigimos la atención allí donde queremos cada vez que va a la deriva aprenderemos a asentarnos y explorar nuestra experiencia.

Hoy os propongo un ejercicio para practicarlo “Sentarse en plena conciencia”.

  • Adopta una postura equilibrada.
  • Las rodillas deben quedar por debajo de las caderas y estar en contacto con el suelo.
  • Adopta una postura en la que se establezca una firme conexión con el lugar en el que te sientes.

Al hacerlo, tu cuerpo utilizará la capacidad que tiene para sostenerse a sí mismo, receptivo y preparado para explorar las experiencias que surjan y pasen a cada instante.

El cuerpo puede decirnos mucho acerca de lo que es estar presente. Según vayamos practicando las percepciones, explorando y familiarizándonos con los mensajes que nos envía el cuerpo, reuniremos un valioso saber y accederemos a importantes recursos de los que valernos para desarrollar habilidades con las que cuidarnos.

No olvides al practicar el ejercicio que no existe un modo correcto de sentirse, se trata únicamente de percibir la experiencia.

08-mindfulness

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s