Perderse en la naturaleza

Es básico que despleguemos esfuerzos para que l@s niñ@s y jóvenes no pierdan contacto con la tierra, con sus ritmos naturales, su belleza y sus estaciones cambiantes sobre todo en el actual mundo superpoblado, hiperconectado y con un alto grado de consumismo que habitamos.

Al experimentar la naturaleza no resulta tan importante «saber» como «sentir». Se trata de generar experiencias en l@s niñ@s y jóvenes para que presten mayor atención al mundo natural que les rodea y disfruten de su conexión con el. Que disfruten de la inexplicable belleza de un árbol, de una flor, del majestuoso vuelo de un ave, del viento vibrando alrededor de su cuerpo, etc.

Compartir el amor por la naturaleza a través de experiencias significativas alimenta el espíritu y el alma. Mejora la concentración y la observación del joven, desarrolla sus sentidos y su confianza, así como su capacidad de escucha, le ayuda a vencer sus temores, estimula su creatividad y amplia su perspectiva, entre otros beneficios.

Este post es una invitación a explorar y observar el mundo natural con los más jóvenes como si fuera por primera vez. Nuestra percepción del mundo puede verse alterada por algo tan sencillo como el ángulo desde el que elijamos verlo.

«A veces un árbol puede decirte más cosas que un libro» Carl Jung

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s