Proyectando nuestros pensamientos

Un experimento interesante. Invitan a seis fotógrafos diferentes para que retraten a un hombre.

A cada uno de ellos, ese hombre a retratar les cuenta su historia, sólo que en cada caso es una historia inventada y totalmente diferente. Al final, comparan las seis perspectivas de los retratos y lo que ocurre es bastante impresionante.

Como puedes imaginarte, el resultado de cada fotógrafo es absolutamente diferente. Pero no tanto por el estilo estético del fotógrafo, sino por la identidad que se muestra en cada uno de los retratos. ¡Parecen seis personas totalmente distintas! Es suficiente con que Michael se presente como un millonario, alguien que ha salvado una vida, un ex-presidiario, un pescador comercial, un autoproclamado psíquico o un alcóholico en recuperación, y con que actúe como tal, para que la fotografía que produce el fotógrafo, en cada caso, lo ponga de manifiesto de una manera inconfundible.

Es una genial demostración empírica de cómo el fotógrafo siempre proyecta su propio pensamiento o idea preconcebida, aunque sea recién creada, en la imagen que muestra del retratado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s