Acerca de Ana López Iglesias

Ana López Iglesias en Google+

Música que nos emociona

La música tiene un efecto en nuestras emociones, nos hace sentir bien pero ¿por qué? algunos estudios han demostrado que la música tiene la capacidad de cambiar estados de ánimo activando cada una de las estructuras emocionales del cerebro.

Hoy comparto con vosotros un estudio de Jacob Jolij, un neurocientífico holandés que llegó a la conclusión, tras evaluar diversos aspectos como la letra, el ritmo y la melodía, que las canciones que tienen un tempo igual o superior  a los 150 latidos por minuto, son las que nos hacen sentirnos más felices.

Considerando estos parámetros elaboró un listado de 10 canciones que asegura, nos harán sentir mejor.

  1. Don’t Stop Me Now (Queen) Click para escuchar
  2. Dancing Queen (Abba) Click para escuchar
  3. Good Vibrations (The Beach Boys) Click para escuchar
  4. Uptown Girl (Billie Joel) Click para escuchar
  5. Eye of the Tiger (Survivor) Click para escuchar
  6. I’m a Believer (The Monkeys) Click para escuchar
  7. Girls Just Wanna Have Fun (Cyndi Lauper) Click para escuchar
  8. Livin’ on a Prayer (Jon Bon Jovi) Click para escuchar
  9. I Will Survive (Gloria Gaynor) Click para escuchar
  10. Walking on Sunshine (Katrina & The Waves) Click para escuchar

Os invito a escucharlas y, si os apetece, a compartir en el post cuales han sido vuestras emociones y sensaciones tras hacerlo.

 

escuchar musica.jpg

 

Anuncios

¿Cómo te hace sentir?

Hoy os traigo un interesante experimento realizado con un grupo de alumn@s adolescentes sobre el impacto que las palabras tienen en las personas con las que nos relacionamos.

El video nos lleva a reflexionar sobre el hábito, cada vez más frecuente, de enfocarnos al mensaje negativo o de mejora olvidando en muchas ocasiones el mensaje positivo que motiva, impulsa, refuerza y estimula a las personas.

Reflexionar y profundizar en el poder de la palabra nos permite darnos cuenta de que el lenguaje constituye uno de los componentes fundamentales a partir de los cuales construimos nuestros modelos mentales del mundo, y puede ejercer una tremenda influencia sobre el modo en que percibimos la realidad y respondemos ante ella.

El lenguaje como “generador de realidad” puede ser una herramienta muy valiosa a la hora de trabajar con personas.

Perderse en la naturaleza

Es básico que despleguemos esfuerzos para que l@s niñ@s y jóvenes no pierdan contacto con la tierra, con sus ritmos naturales, su belleza y sus estaciones cambiantes sobre todo en el actual mundo superpoblado, hiperconectado y con un alto grado de consumismo que habitamos.

Al experimentar la naturaleza no resulta tan importante “saber” como “sentir”. Se trata de generar experiencias en l@s niñ@s y jóvenes para que presten mayor atención al mundo natural que les rodea y disfruten de su conexión con el. Que disfruten de la inexplicable belleza de un árbol, de una flor, del majestuoso vuelo de un ave, del viento vibrando alrededor de su cuerpo, etc.

Compartir el amor por la naturaleza a través de experiencias significativas alimenta el espíritu y el alma. Mejora la concentración y la observación del joven, desarrolla sus sentidos y su confianza, así como su capacidad de escucha, le ayuda a vencer sus temores, estimula su creatividad y amplia su perspectiva, entre otros beneficios.

Este post es una invitación a explorar y observar el mundo natural con los más jóvenes como si fuera por primera vez. Nuestra percepción del mundo puede verse alterada por algo tan sencillo como el ángulo desde el que elijamos verlo.

“A veces un árbol puede decirte más cosas que un libro” Carl Jung

Efímero y Eterno

Este ejercicio es una herramienta que facilita la práctica del estado de conciencia llamado “atención plena” y ayuda a profundizar en el proceso de autoconocimiento.

Pintar una flor efímera puede ser obra de muchísimo tiempo. Lo que te propone esta práctica es precisamente eso: que pases mucho tiempo en una ilustración, que vivas muchos días y semanas con ella. Es un ejercicio de paciencia para qué, a través de tu plena presencia en cada instante, experimentes lo eterno que se revela en la fugacidad.

Paciencia significa “estar ahí, sin esperar resultados” a través de la paciencia te brindas la oportunidad de presenciar cómo la vida surge, en toda su plenitud, desde la inagotable y poderosa fuente del momento actual.

IMG_0638.jpg

La primera parte de esta práctica consiste en no pintar el cactus y el pájaro. Vuelve a esta ilustración un día y otro, contémplala, pero no la pintes. Solo obsérvala en su perfecto estado inacabado, en su potencialidad.

Y, al mismo tiempo, contempla en ti lo que sientes, piensas, crees, esperas, dices, imaginas, recuerdas… constatando también la infinita potencialidad de tu conciencia, que ofrece espacio para que todo esto pueda manifestarse.

Cuando en tu mente ya no haya nadie que espere nada, regálate la experiencia de pintar la ilustración.

Culpa y Responsabilidad

Un tema interesante que el actor Will Smith ha traído a la red con este video:

Ante una situación difícil que origina sentimientos y emociones intensas a veces nos quedamos “atrapados” en la culpa y esto nos impide continuar hacia adelante. Se nos ha educado en que la persona culpable es la responsable y que la persona ofendida, que no siempre es víctima, no debe hacer nada más que esperar a que este dé el primer paso: pedir disculpas.

Nos han hablado más de cómo se ha de reparar una ofensa que de los pasos que puede hacer la persona ofendida para librarse de ese peso. Conceder el perdón puede ser a veces muy difícil, casi más que pedirlo. Perdonar es un signo de fortaleza que ademas no es incompatible con la justicia. Nos ayuda a aligerar nuestro equipaje de ofensas, rencores, temas pendientes y nos permite avanzar.

Es una forma de asumir la responsabilidad sobre nuestra vida, dejar de centrarnos en la culpa y errores de la otra persona y atender a nuestros propios puntos de mejora. Dejar de buscar excusas y pretextos para justificar nuestros resultados, o la falta de ellos, y cambiar nuestro punto de observación.

Asumir la responsabilidad de nuestra vida no es fácil ni cómodo, supone pasar a la acción y ser sus protagonistas. Supone abandonar nuestra zona de comodidad y transitar el territorio de la incertidumbre. Debemos mirar hacia adelante cargando tan sólo con los aprendizajes útiles para mejorar nuestra vida, soltando lastre.

“Sea cual sea nuestra experiencia del pasado, podemos controlar nuestra dirección hacia el futuro” Lou Marinoff

Recuerda, tu tienes la respuesta.

Creer es crear

A CLOUDY LESSON – Una historia de Yeti Xue para el Ringling College of Art Design.

cloudy.jpg

Una excelente historia convertida en un cortometraje de apenas dos minutos donde la creatividad y la imaginación son  protagonistas y donde poder extraer grandes aprendizajes sobre la vida:

Nunca hay una sola forma de hacer las cosas. Experimentar, probar, investigar otras formas nos ayuda a tener apertura mental y flexibilidad y se convierte en una fuente de enriquecimiento personal.

Los errores son parte del aprendizaje. Nos dan la oportunidad de buscar nuevas perspectivas y nos ayudan a sobreponernos a la derrota. Favorecen nuestra imaginación y nuestra capacidad de soñar y nos conectan con la humildad.

La interacción con otras personas nos enriquece. La empatía, confianza y apoyo de otras personas cuando nos equivocamos y volvemos a intentarlo es fundamental para motivarnos a la acción. También observar que cada persona aporta a otra y se nutre de ella de forma diferente. Somos piezas únicas y valiosas.

La automativación como motor de vida. Es importante ilusionarnos ante todo aquello que emprendemos, no abandonar tras un error supone entre otros aspectos valorar el esfuerzo y la constancia. Saber responder a la frustración es un recurso personal poderoso en estos tiempos que vivimos.

Os dejo con el corto, deseo que os guste, si quereis compartir vuestras opiniones sobre otros aprendizajes que os aporta la historia, estaré encantada de leerlas.

Ver cortometraje

 

¿Sonríes a menudo?

“A veces tu alegría es la fuente de tu sonrisa, pero a veces tu sonrisa puede ser la fuente de tu alegría” Thich Nhat Hanh

Hermosas y sabias palabras para tener en cuenta. El origen evolutivo de la alegría parece estar en la sonrisa y en el efecto agradable que produce el intercambio de la misma entre madre/padre hijo/hija.

Sonreír fomenta la creatividad y la salud. Un niño sonríe una media de 300 veces al día, los adultos 40. Las personas risueñas viven más, gozan de mejor salud, tienen mejores relaciones y disfrutan de mayor equilibrio emocional, según numerosos estudios. Su sonrisa transmite afecto, confianza y aceptación por lo que resulta un elemento clave en la mejora del clima emocional global.

La sonrisa no cuesta nada y vale mucho, es ecológica, contagiosa, favorece la paz interior y conecta a las personas desde el corazón y una sensación de bienestar maravillosa. ¿Qué más se puede pedir?

Os invito a practicarla y comparto este vídeo sobre sus beneficios.