Acerca de Ana López Iglesias

Ana López Iglesias en Google+

¿Cuánto durará esto?

José vive en Melilla, la doble valla que la rodea, con una altura de seis metros, la franquean cada día personas que desean entrar en Europa.

Un testimonio que nos conecta al respeto hacia las personas y sus derechos ,y el cambio que necesita el mundo.

Anuncios

La vida es lo que hacemos de ella

“Se dice que el discípulo de un venerable sabio estaba extrañado y sorprendido de que su maestro estuviese siempre sonriente y feliz a pesar de las dificultades que vivía. Intrigado, un día, le dijo: – Maestro, ¿cómo es que siempre se te ve tan contento y satisfecho?

El maestro le dijo: – Amigo mío, no hay secreto alguno en esto. Cada mañana cuando me despierto me hago esta pregunta a mí mismo: ¿Qué escojo hoy? ¿Alegría o tristeza? Y siempre escojo alegría.”

Nada puede reemplazar a la voluntad. La vida es, en definitiva, lo que nosotros hacemos de ella y no algo ya escrito o predeterminado y, en función de cómo nos posicionamos, vamos a percibir unas cosas y no otras.

La queja y el lamento no nos conducen a nada más que al victimismo y la fatalidad. Elegir conectarnos a energías limpias, renovables y no contaminantes como la curiosidad, las caricias, la alegría, el silencio y la fortaleza puede marcar la diferencia.

Decidir qué tipo de persona queremos ser y, en función de esta elección, pasar a la acción coherente, aunque no sea fácil es nuestra propuesta.

Si tenemos claro quienes somos y cómo queremos llegar a ser, no vamos a permitir que el mal humor de otro, su conducta irrespetuosa, o los paisajes que la vida nos presenta de repente nos hagan perder el control.

¿Acaso queremos que decidan otros qué tipo de personas vamos a ser nosotros?

21430593_1410729505648189_3746211191659999669_n.jpg

Activa tu concentración

Hoy os comparto un sencillo ejercicio que os ayudará a cambiar el foco de atención y activar vuestra capacidad de concentración.

Se trata de la meditación Trataka que se centra en la observación fija y actúa sobre el olfato y la vista estimulando el sistema nervioso. Se utiliza en yoga como una forma de desarrollar la concentración y fortalecer los ojos.

Si te encuentras al aire libre, elige un objeto natural (piedra, árbol, flor….) siéntate y contémplalo. En ningún caso mires directamente al sol.

Si por el contrario te encuentras en un espacio interior puedes encender una vela o mirar una imagen sencilla, como un punto negro.

Céntrate en el objeto unos 20 segundos y luego cierra los ojos y sigue imaginando el objeto en tu mente. Alterna un rato imaginando y otro, mirando fijamente.

Así entrenas tu capacidad para concentrarte y prestar atención. Repite cada día este ejercicio hasta que, poco a poco, puedas hacerlo varios minutos seguidos, es una auténtica gimnasia para tranquilizar la mente.

¿A qué esperas para probarlo?

 

piedra corazon.jpg

Hoy es el día de aprender, de equivocarse

BUENOS DÍAS – Ambkor

A Óscar de la Torre, más conocido por su nombre artístico «Ambkor» me lo descubrió hace unos días una alumna en una formación. Os comparto esta canción que no os dejará indiferentes.

Encontrándonos

la belleza de lo pequeñoVivir no consiste únicamente en descubrir y responder a lo que está fuera, también consiste en observar qué y cómo resuena todo ello dentro de cada un@ de nosotr@s, a la vez que ponemos nuestra atención en elegir como responder ante ello.

Entender lo que sucede en un@ mism@ y, como llegar a entender y entenderse con los otr@s es parte de la vida.

Los conflictos son un regalo para provocar la reflexión sobre un@ y lo que acontece. Pueden ser un punto de partida importante para realizar un trabajo interior clave, si aprovechamos la información que nos dan, para detectar actitudes y valores que afloran en ellos y que han de ser reconocidos para el conocimiento y bienestar personal o grupal.El conflicto vivido como oportunidad nos ayuda a aprender, compartir percepciones, sentimientos y crecer.

Toda vida verdadera es encuentro, ser human@s supone aceptar nuestra interdependencia como miembros de la comunidad, reconociendo que nos necesitamos l@s un@s a l@s otr@s.

La apertura, la escucha, el silencio, la reflexión, la flexibilidad mental, la intuición… son elementos que favorecen bucear en nuestro mundo interno para conocerlo, entenderlo y acogerlo. Aquello que conocemos de nuestro propio mundo interno puede ayudarnos a saber cómo hacer y qué decir, para que también los demás, desde sí mismos, vayan poniendo nombre a aquello que piensan, sienten, viven o experimentan dentro del suyo.

Cuando ponemos en marcha nuestro autoconocimiento, autocontrol, automativación y empatía damos forma al encuentro, haciendo que los demás se sientan a gusto, mejoramos nuestra destreza y conseguimos una interacción fluida.

“Tened el corazón abierto tanto tiempo como podáis y sobre todo a vosotr@s mism@s. Sed generos@s, buen@s y hospitalari@s” Morrie Schwartz

 

 

Buscador

No soy un hombre que sabe. He sido un hombre que busca y lo soy aún, pero no busco ya en las estrellas ni en los libros: comienzo a escuchar las enseñanzas que mi sangre murmura en mí. Mi historia no es agradable, no es suave y armoniosa como las historias inventadas, sabe a insensatez y confusión,  a locura y a sueño, como la vida de todos los hombres que no quieren mentirse más a si mismos.

La vida de todo hombre es un camino hacia sí mismo, la tentativa de un camino, la huella de un sendero. Ningún hombre ha sido nunca por completo el mismo; pero todos aspiran a llegar a serlo, oscuramente unos, más claramente otros, cada uno como puede.

Cada uno es un impulso de la naturaleza hacia el hombre.

Podemos comprendernos unos a otros, pero sólo a sí mismo puede interpretarse cada uno.

Hermann Hesse

cerdeña

 

Oportunidades

Las oportunidades que se nos presentan para recibir información positiva acerca de nosotros mismos, suelen ser escasas.

A continuación os propongo una actividad para desarrollar en grupo:

  • EL JUEGO DE LOS CUMPLIDOS

Aceptar cumplidos de buen grado es algo que  mucha gente no sabe hacer.

Esta actividad proporciona práctica tanto en dar como en recibir cumplidos. Empléala cuando los miembros del grupo se conozcan hace algún tiempo.

Pregunta cuántos miembros del grupo se sienten incómodos cuando son objeto de un cumplido. Charlar sobre por qué pasa esto….

Explica que es importante ser capaz de aceptar un cumplido de buen grado porque la persona que lo dice nos está dando algo.

Pide al grupo que se coloque en circulo y, a un miembro del grupo que salga al centro. Dile que va a ser el centro de atención durante 1 minuto (cronometrado). Durante este tiempo será quien reciba los cumplidos de todo el grupo.

Cada vez que reciba un cumplido deberá responder con alguna de estas formas:

Gracias

Tienes razón

Me alegro de que lo hayas notado

Al terminar la actividad pregunta como se han sentido y promueve que el grupo exprese su experiencia.

sembrar amor

“Se requieren dos personas para decir la verdad, una que hable y otra que escuche”

Henry Thoreau