Nada…

Nada justifica la violencia #AtentadoManchester

Debemos trabajar por reconducir la ira y recuperar la sensibilidad por todo ser vivo.

lazo atentado

El asco

La emoción de asco, aversión o repugnancia ha sido reconocida como una emoción básica desde el pionero trabajo de Darwin. Se considera como una emoción básica porque tiene un sustrato neutral innato, una expresión universal también innata, un único estado motivacional-afectivo y un patrón de respuesta asociado que es relativamente estable a lo largo de distintas situaciones, culturas e incluso especies.

Se caracteriza por una expresión facial concreta, un distanciamiento del objeto o situación que la produce, una manifestación fisiológica (náusea) y una sensación característica (repulsión).

asco

En el sentido más general el término asco define una marcada aversión producida por algo fuertemente desagradable o repugnante. Es la respuesta emocional causada por la repugnancia que se tiene a alguna cosa o por una impresión desagradable causada por algo.

El proceso cognitivo del asco supone que el evento es valorado por la persona como muy desagradable. La relevancia del mismo se considera importante para el bienestar del cuerpo.

Cumple con funciones adaptativas, prepara el organismo para que ejecute eficazmente un rechazo de las condiciones ambientales potencialmente dañinas, movilizando la energía necesaria para ello y dirigiendo la conducta al alejamiento del estímulo desencadenante. Tiene como finalidad funcional potenciar los hábitos saludables, higiénicos, y adaptativos. (Rozin, Haidit y McCauley, 2000)

La cara de asco es familiar y reconocida en muchas culturas.

En su vertiente más negativa, el asco es utilizado como un mecanismo de control social jugando un papel importante en los juicios morales y en la violencia.

Saber parar a tiempo

KUTOJA (The Last Knit) – Dirigido por Laura Neuvonen en el año 2005. El cortometraje ha sido proyectado en numerosos festivales de cine y ha ganado muchos premios.

el ultimo punto

Este corto tiene muchas lecturas de las que extraer multitud de aprendizajes interesantes.

Yo me quedo con como, en ocasiones, no sabemos cuándo es momento de parar y seguimos obcecados con alguna situación o proyecto sin darnos cuenta de que en el se nos puede ir la vida.

El enorme gasto de energía mental y emocional que nos supone el no saber soltar a tiempo. Y el poder que pueden tener nuestros hábitos en las decisiones que tomamos ya que a veces preferimos seguir apegados a ellos, en vez de cambiar y explorar nuevas posibilidades.

¡Os lo recomiendo!

El miedo

Es una de las emociones más estudiadas por los investigadores, tanto en los animales como en el hombre.

Es un legado evolutivo vital que tiene un valor de supervivencia obvio. Evoluciona para producir respuestas adaptativas, cómo detectar el problema y cómo responder al mismo. Se encuentra muy ligada al estímulo que la genera y se produce por un peligro presente e inminente.

Se activa por la percepción del daño o peligro (Reeve, 2001). Actúa como un avisador del riesgo vital, cada vez que el organismo detecta la presencia de algún estímulo o situación que amenaza su vida o equilibrio.

miedo-expresion

Tanto en el hombre como en los animales los estímulos que desencadenan el miedo pueden ser naturales como adquiridos mediante aprendizaje.

El proceso cognitivo implica la interpretación (evaluación) y estimación de la repercusión personal (valoración) que acarrea el estímulo. El resultado del procesamiento es la emoción de miedo. Se inicia ante desencadenantes que suceden con mucha rapidez, que se presentan de forma abrupta o inesperada. Ante esto, la persona estima tener una baja capacidad de control y de predicción futura de la situación. Valora el evento como desagradable y relevante para su bienestar, y presenta un alto grado de urgencia para afrontarlo, movilizando toda una serie de conductas focalizadas al propio suceso y a las consecuencias del mismo.

Las funciones del miedo se encuentran relacionadas con la adaptación, facilita las respuestas de escape o evitación de la situación peligrosa con una reacción rápida. También facilita los vínculos sociales ayudando en la huída a otros, y ayudando en la defensa colectiva. (Ohman, 2000)

La expresión corporal más característica es, en primer lugar el estremecimiento, el reflejo de sobresalto; posteriormente la persona permanece inmóvil durante unos segundos, se queda paralizada. (Le Doux 2000)

En los humanos y los animales hay dos expresiones conductuales obvias, una la tendencia a petrificarse y enmudecer y la opuesta son los gritos, el sobresalto y la huída desesperada (Marks, 1987)

Soñaba con cambiar el mundo

“Cuando era joven y libre, y mi imaginación no tenía límites, soñaba con cambiar el mundo. 

Al volverme más viejo y más sabio, descubrí que el mundo no cambiaría, entonces, acorté un poco mis objetivos y decidí cambiar solo a mí país. Pero también él parecía inamovible. 

Al ingresar en mis años de ocaso, en un último intento desesperado, me propuse cambiar solo a mi familia, a mis allegados, pero, por desgracia, no me quedaba ninguno. 

Y ahora que estoy en mi lecho de muerte de pronto me doy cuenta. 

Si me hubiera cambiado primero a mí mismo, con el ejemplo habría cambiado a mi familia. 

A partir de su inspiración y estímulo, podría haber hecho un bien a mi país, y quien sabe, tal vez incluso habría cambiado el mundo” 

Anónimas escrito en las criptas de la Abadía de Westminster en el año 1100

18301227_1652996544749754_7105524315665969670_n

La sorpresa

La sorpresa es considerada como la emoción básica más singular. Es la emoción más breve de todas las primarias.

Se trata de una reacción emocional neutra que se produce causada por algo imprevisto, novedoso o extraño. Como consecuencia de ello la atención, la memoria y en general todos los procesos psicológicos se dedican a procesar la estimulación responsable de la reacción.

sorpresa

Hay autores que llegan incluso a cuestionar que se trate realmente de una emoción. Se produce de forma súbita y desaparece con la misma rapidez con que apareció.

Sea cual sea la forma mediante la cual se lleva a cabo el proceso de valoración de una situación lo verdaderamente importante de esta emoción según Clore y Ortony (2000) es que ocurre como consecuencia de la activación de un proceso cognitivo relacionado con la significación de la situación.

La sorpresa prepara a la persona para afrontar de forma efectiva los acontecimientos repentinos e inesperados y sus consecuencias. Es adaptativa ya que facilita la aparición de una reacción emocional y conductal apropiadas ante situaciones novedosas o inesperadas.

La expresión facial de la sorpresa es uno de los aspectos más estudiados. Además de la expresión facial se observan otros cambios corporales, de tal forma que si la persona está de pie, las rodillas se comban o doblan un poco y el cuerpo se inclina hacia adelante, previo al movimiento de retirada (Izard,1977)

Emociones: primarias y secundarias

Muchas veces oímos estas dos expresiones pero pocas queda claro a que se refiere cada una de ellas. Hoy en este post vamos a intentar dar algo de luz al tema.

La orientación evolucionista propone la existencia de unas emociones primarias a partir de las cuales se desarrollarían las demás emociones o emociones secundarias.

  • Emociones primarias a lo largo del desarrollo evolutivo se estructuran con el aprendizaje y la propia historia personal. Son emociones que emergen en los primeros momentos de la vida entre las que se incluyen: la sorpresa, el asco, el miedo, la alegría, la tristeza y la ira (Ekman). Cada una de estas emociones se corresponde con una función adaptativa y ademas se desencadenan de forma distintiva.
  • Emociones secundarias son aquellas que no se derivan directamente de las primarias y que son fruto de la socialización y del desarrollo en la persona de sus capacidades cognitivas. También son llamadas sociales: culpa, vergüenza, orgullo, celos, arrogancia, bochorno, etc…  La gran mayoría de autores sitúan la aparición de estas emociones en torno a los 2 o 3 años (Dunn 2003).

Las emociones primarias se asemejan a los colores primarios (azul, rojo y amarillo) a partir de cuya mezcla se obtendrían todos los demás colores y matices. Además las emociones secundarias no tienen porque presentarse en su estado “puro”, es decir, dependerán de la cultura en la que se desarrolla la persona y de su propia historia personal.

¿Y si le damos un pensamiento? ¿Qué emociones secundarias identificas en tí?

verguenza