El respeto

Un texto para reflexionar sobre este aspecto:

«Respeto quiere decir: me fijo en lo que está en el entorno del otro, en lo que pueda causarle miedo o resultarle ajeno. Voy a su encuentro con algo que le es familiar y que le ayuda a mostrarse tal como es, porque nota que le estimo. El respeto une, es tolerante.

En el respeto retiro algo propio de mí: una idea propia de lo que es correcto, una idea de mi propia importancia, un insistir en el camino y las metas propias. Porque si quiero imponerlo, lo propio resulta estrecho.

El respeto, en cambio, es abierto, ancho, condescendiente, sabe renunciar y es, en definitiva, una manifestación de amor y afecto»

Bert Hellinger

24910088_1248242868609546_6707089239724839323_n

Verano…

Imagen

Lo más valioso que tienes…

Hoy os comparto unas bellas palabras que siendo sencillas a veces no resultan fáciles de gestionar e integrar.


Deja ir a la gente que no está lista para amarte.
Esto es lo más difícil que tendrás que hacer en tu vida y también será lo más importante.
Deja de tener conversaciones difíciles con personas que no quieren cambiar.
Deja de aparecer para las personas que no tienen interés en tu presencia.
Sé que tu instinto es hacer todo lo posible para ganar el aprecio de los que te rodean, pero es un impulso que roba tu tiempo, energía, salud mental y física.
Cuando empiezas a luchar por una vida con alegría, interés y compromiso, no todo el mundo estará listo para seguirte a ese lugar.
Eso no significa que tengas que cambiar lo que eres, significa que debes dejar ir a las personas que no están listas para acompañarte.
Si eres excluid@, insultad@, olvidad@ o ignorad@ por las personas a las que les regalas tu tiempo, no te haces un favor al seguir ofreciéndoles tu energía y tu vida.
La verdad es que no eres para todo el mundo y no todos son para ti.
Esto es lo que hace tan especial cuando encuentras a personas con las que tienes amistad o amor correspondido.
Sabrás lo precioso que es porque has experimentado lo que no lo es.
Hay miles de millones de personas en este planeta y muchas de ellas las vas a encontrar a tu nivel de interés y compromiso.
Tal vez si dejas de aparecer, no te busquen.
Tal vez si dejas de intentarlo, la relación termine.
Tal vez si dejas de enviar mensajes, tu teléfono permanecerá oscuro durante semanas.

Eso no significa que arruinaste la relación, significa que lo único que la sostenía era la energía que solo tú dabas para mantenerla.
Eso no es amor, es apego.
¡Es dar una oportunidad a quien no lo merece!
Tú mereces mucho más.
Lo más valioso que tienes en tu vida es tu tiempo y energía, ya que ambos son limitados.
A las personas y cosas que le des tu tiempo y energía, definirá tu existencia.
Cuando te das cuenta de esto empiezas a entender por qué estás tan ansios@ cuando pasas tiempo con personas, actividades o espacios que no te convienen y no deben estar cerca de ti.
Empezarás a darte cuenta que lo más importante que puedes hacer por ti mism@ y por tod@s los que te rodean, es proteger tu energía más ferozmente que cualquier otra cosa.
Haz de tu vida un refugio seguro, en el que solo se permiten personas “compatibles” contigo.
No eres responsable de salvar a nadie.
No eres responsable de convencerles de mejorar.
¡No es tu trabajo existir para la gente y darles tu vida!
Te mereces amistades reales, compromisos verdaderos y un amor completo con personas saludables y prósperas.
La decisión de tomar distancia con personas nocivas, te dará el amor, la estima, la felicidad y la protección que te mereces.
– Anthony Hopkins

Para los acosados ​​y bellos

Innumerables adolescentes jóvenes se despiertan por la mañana y tienen miedo de ir a la escuela. Este es un problema que afecta a millones de personas, no solo a las que están siendo intimidadas, a sus familias incluso a las que intimidan a otros, con efectos duraderos que se prolongan hasta la edad adulta.

Os comparto un vídeo en el que Shane Koyczan habla de las heridas que le causó el acoso escolar que sufrió de niño.

”. . . y si no puedes ver nada hermoso en ti mismo, busca un espejo mejor, mira un poco más de cerca, mira un poco más, porque hay algo dentro de ti que te hizo seguir intentándolo a pesar de que todos te dijeron que lo dejaras «.

Abriré la ventana

«De vez en cuando la alegría
tira piedritas contra mi ventana
quiere avisarme que está ahí esperando
pero me siento calmo
casi diría ecuánime
voy a guardar la angustia en un escondite
y luego a tenderme cara al techo
que es una posición gallarda y cómoda
para filtrar noticias y creerlas
quién sabe dónde quedan mis próximas huellas
ni cuándo mi historia va a ser computada
quién sabe qué consejos voy a inventar aún
y qué atajo hallaré para no seguirlos
está bien no jugaré al desahucio
no tatuaré el recuerdo con olvidos
mucho queda por decir y callar
y también quedan uvas para llenar la boca
está bien me doy por persuadido
que la alegría no tire más piedritas
abriré la ventana
abriré la ventana»

Mario Benedetti

Land art 59.jpg

 

Elegir la acción correcta

Hoy os comparto en este post un texto interesante sobre la congruencia y la serenidad que podemos alcanzar con ella.

«El equilibrio de la vida humana se mantiene entre el pensar, el sentir y el querer; querer de voluntad, de acción. Yo pienso, yo siento, yo quiero, yo hago.

Elegir la acción correcta, la acción coherente con nuestros pensamientos o intuiciones es el camino, como dicen los chamanes, del ser humano “impecable”. El pensar, el sentir y el hacer alineados.

Cuando hacemos lo contrario de lo que pensamos o sentimos, o nos reprimimos, nos falla la voluntad.

Cuando nos obligamos a hacer algo, desde el “tengo que” o el “debo de”, me paso de frenada y entro en el “voluntarismo”, que es algo muy distinto a la voluntad, me obligo, me fuerzo a hacer; con frecuencia quiero caer bien.

Cuando pongo en acción la voluntad, elijo hacer esto y lo hago, sin hacer daño, sin agredir, desde la autoafirmación. En ese momento, internamente, me estoy curando.

La voluntad tiene que ver con esforzarme pero sin forzarme, ayudando, poco a poco, a transformar mi vida… y la vida de las personas que me rodean.»

Dr. Karmelo Bizkarra

17311133_1030592360374599_8792393637506946385_o

Nos hemos separado de la naturaleza

Hoy os comparto un video de 2 minutos con un mensaje interesante.

Es parte del discurso de Joaquín Phoenix al ganar este sábado pasado el oscar.

¡Os lo recomiendo!

Resulta muy gratificante escuchar estas palabras, le hace a una sentirse conectada de nuevo a la humanidad.

IR AL VIDEO

 

 

Pausa Navideña

Con motivo de las fiestas navideñas hacemos una pausa en las publicaciones del blog. ¡Felices Fiestas!

Navidad 2019

Solo la experiencia transforma

Cualquier creencia debe dar paso a la experiencia, aquí os comparto un breve relato que reflexiona sobre esto:

He aquí a un maestro, al que preguntaron si existía una realidad superior y dijo:
-Sí, existe.
Pero días después, alguien le hizo la misma pregunta, y contestó:
-No, no existe.
Más tarde llegó otra persona que le preguntó lo mismo y él respondió:
-Puede que exista y puede que no.
Y llegó un hombre muy versado en las escrituras y preguntó:
-Pero, maestro, ¿a qué se debe que a cada cual le respondas de modo diferente?
El mentor no se inmutó y dijo:
-A cada uno le abro la puerta adecuada a su grado de entendimiento.

La respuesta está relacionada con el nivel de consciencia del que pregunta.

27539996_1292579670842532_4357560144809506875_n.jpg

Culpa y Vergüenza

Hay una tendencia a agrupar la culpa y la vergüenza bajo el nombre de «emociones conscientes», los expertos nos dicen que un rasgo fundamental de las dos es que surgen cuando se produce una valoración o juicio de la persona sobre sus propias acciones.

¿En que diferenciamos la culpa y la vergüenza?

Os comparto varios puntos de vista de distintos profesionales:

  • Piers y Singer (1971) sostienen que la culpa aparece cuando se transgreden ciertas normas o reglas , y la vergüenza cuando no se alcanzan ciertos estándares y metas.
  • Ausubel, 1995; Benedict 1946 están de acuerdo en que la vergüenza es una emoción más pública que surge de la desaprobación de los demás y requiere de la presencia de los otros; mientras que la culpa es más privada, surge de la propia desaprobación y no requiere de observadores externos.
  • Tangney (1999) dice que lo que diferencia a la culpa y la vergüenza es el modo en que la persona interpreta sus fallos. Sostiene que mientras que la experiencia de la vergüenza tiene el foco de atención de la persona en el yo, en la culpa lo es la conducta.

Hay datos empíricos que apoyan cada punto de vista, también dependiendo del contexto cultural donde se produzcan.

culpa

Otro aspecto a observar es sus implicaciones interpersonales. Mientras que la vergüenza provoca el deseo de desaparecer, la culpa mantiene a la persona ligada a la situación interpersonal, señalándole el camino hacia la acción reparadora.

Tangney (1991) en diversos estudios realizados constata que las personas tendentes a la vergüenza ante el sufrimiento ajeno, son poco propensas a experimentar empatía centrada en el otro y, en cambio, tienden a experimentar malestar personal. Igualmente, cuando las personas describen sus experiencias de culpa mencionan mayores sentimientos empáticos  hacia las otras personas implicadas en la situación que cuando describen experiencias de vergüenza.

En el fondo de la vergüenza se aloja el miedo a ser menos considerado por los otros o mal visto, aspectos que tienen que ver mucho con el rechazo social. En el caso de la culpa  se aloja el descontento que sentimos hacia nosotros mismos por haber actuado de forma no adecuada.

«La vida es lo que hacemos de ella. Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos» Fernando Pessoa

¿Te cuesta renunciar?

Hoy comparto un hermoso texto para reflexionar sobre este aspecto tan importante:

«Renunciar es difícil, se dice. Pero la renuncia también desata y libera. Resulta difícil si uno mira hacia atrás. Entonces parece una pérdida. Sobre todo, si viene impuesta.

Pero cuando nos dedicamos a una misión que nos significa algo, cuando queremos alcanzar una meta que es importante para nosotros, renunciamos a muchas cosas que obstaculizan el cumplimiento de ello. La renuncia es entonces el precio de la ganancia.

Hay algo más: con la renuncia nos crecemos y, por raro que suene, ganamos en equilibrio anímico. Quien no ha renunciado puede poco y sigue siendo un niño en muchos aspectos»

Bert Hellinger

 

piedra corazon.jpg

La vida está llena de Posibilidades

Hoy os comparto un vídeo que me ha resultado muy inspirador ya que aporta «una mirada» al exito personal nada tradicional basada en varios aspectos clave:

  • La importancia de no limitarse por las propias creencias ni las que marca la sociedad, buscando el camino propio sin dejarse llevar por las experiencias de otros.
  • Respetar los propios ritmos, confiando en tus potencialidades y disfrutando del proceso.

Me encantará leer vuestros comentarios.

¿Te comparas?

El comparar conlleva lo inferior y lo superior. Cuando no comparas, toda inferioridad, toda superioridad desaparece.

Entonces eres tú; simplemente estás ahí: un pequeño arbusto o un enorme árbol, no importa, eres tú mismo, tú eres necesario. Una hoja de hierba es tan necesaria como la estrella más grande. El canto del ‘cucu’ hace tanta falta como cualquier Buda; el mundo será menos, será menos rico si este ‘cucu’ desaparece.

Simplemente mira a tu alrededor. Todo es necesario y cada cosa encaja una con la otra. Es una unidad orgánica: nadie es más alto, nadie es más bajo, nadie es superior, nadie es inferior. Todo el mundo es incomparablemente único.

  • ¿Quién te ha dicho, alguna vez, que el bambú es más hermoso que el roble, o que el roble es más valioso que el bambú?
  • ¿Piensas que al roble le habría gustado tener un interior vacío como al bambú?
  • ¿Tiene celos el bambú del roble porque es más grande y sus hojas cambian de color en el otoño?

La idea misma de que dos árboles se comparen parece ridícula, pero los humanos parecemos tener un hábito muy difícil de romper.

Siempre va a haber alguien más hermoso, más talentoso, más fuerte, más inteligente o aparentemente más feliz de lo que tú eres. Y, al contrario, siempre habrá aquellos que sean menos que tú en todos estos campos.

La forma de encontrar quién eres no consiste en que te compares con otros, sino en tratar de ver si estás realizando tu propio potencial de la mejor manera que sabes.

Osho

bienestar-emocional.jpg

Culpa y Responsabilidad

Un tema interesante que el actor Will Smith ha traído a la red con este video:

Ante una situación difícil que origina sentimientos y emociones intensas a veces nos quedamos «atrapados» en la culpa y esto nos impide continuar hacia adelante. Se nos ha educado en que la persona culpable es la responsable y que la persona ofendida, que no siempre es víctima, no debe hacer nada más que esperar a que este dé el primer paso: pedir disculpas.

Nos han hablado más de cómo se ha de reparar una ofensa que de los pasos que puede hacer la persona ofendida para librarse de ese peso. Conceder el perdón puede ser a veces muy difícil, casi más que pedirlo. Perdonar es un signo de fortaleza que ademas no es incompatible con la justicia. Nos ayuda a aligerar nuestro equipaje de ofensas, rencores, temas pendientes y nos permite avanzar.

Es una forma de asumir la responsabilidad sobre nuestra vida, dejar de centrarnos en la culpa y errores de la otra persona y atender a nuestros propios puntos de mejora. Dejar de buscar excusas y pretextos para justificar nuestros resultados, o la falta de ellos, y cambiar nuestro punto de observación.

Asumir la responsabilidad de nuestra vida no es fácil ni cómodo, supone pasar a la acción y ser sus protagonistas. Supone abandonar nuestra zona de comodidad y transitar el territorio de la incertidumbre. Debemos mirar hacia adelante cargando tan sólo con los aprendizajes útiles para mejorar nuestra vida, soltando lastre.

«Sea cual sea nuestra experiencia del pasado, podemos controlar nuestra dirección hacia el futuro» Lou Marinoff

Recuerda, tu tienes la respuesta.

Es tiempo de…

Por pausa navideña, me desconecto de tecnologías

Navidad 2018 .jpg