Carta a las nuevas generaciones

Un vídeo que no os dejará impasibles, habla sobre la huella humana en el planeta, lo que estamos generando con nuestras acciones y lo que esto va a suponer en las nuevas generaciones.

Habla de la codicia, de como ponemos las ganancias por encima de las personas, como hemos utilizado la naturaleza como una tarjeta de crédito sin límite llevando a algunos animales a la extinción.

Aún podemos cambiar de dirección  ¿cómo hacerlo?

Todos somos uno

Un bello poema de Rolando Toro:

“La fuerza que nos conduce
es la misma que enciende el sol,
que anima los mares
y hace florecer los cerezos.

La fuerza que nos mueve
es la misma que agita las semillas
con su mensaje inmemorial de vida.

La danza genera el destino
bajo las mismas leyes que vinculan
la flor a la brisa.

Bajo el girasol de armonía,
Todos somos uno.”

manos y corazones

¿Y nuestra humanidad?

Hoy comparto una conmovedora historia contada por Melissa Fleming en una charla TED, un espacio donde se comparten ideas dignas de difundir.

Una historia que nos traslada a cuando la gente se lanza al mar en búsqueda de seguridad. una historia real y que merece ser escuchada. Y sobre todo, una historia que nos hace cuestionar nuestra humanidad. Del latín humanitas, definida como “sensibilidad, compasión de las desgracias de otras personas”.

¿Por qué han de pasar personas por todo esto?

¿Por qué se está haciendo tan poco para parar las guerras, la persecución y la pobreza?

¿Podemos aprender de lo ocurrido y luchar por un mundo en el que la VIDA importe?

Os invito a ver el video y reflexionar (Para verlo con subtítulos en castellano debes pinchar en el enlace que aparece en la parte superior: The refugee….)

Es urgente el AMOR

Hoy una de mis amigas, uno de mis tesoros, de mi familia escogida me ha regalado un texto que me gustaría compartir con todos vosotros.

Se trata de un poema de Eugenio de Andrade y, como dice mi amiga Paloma Espartero, es absollutamente necesario tenerlo presente con los últimos sucesos acontecidos.

Corazones en tarro

“Es urgente el amor, es urgente un barco en el mar.

Es urgente destruir ciertas palabras, odio, soledad y crueldad, algunos lamentos, muchas espadas.

Es urgente inventar alegría, multiplicar los besos, las cosechas, es urgente descubrir rosas y ríos, y mañanas claras.

Cae el silencio en los hombros y la luz impura, hasta doler.

Es urgente el amor, es urgente permanecer”

Cuando avanza el amor, retrocede el odio. El amor es una de las energías más especiales, la más luminosa, la que todo lo cura, la que todo completa y llena de sentido.

Gracias Paloma 🙂

Claridad

A veces la vida te regala momentos inesperados, conversaciones con personas que están en tu entorno más próximo y que aportan claridad a tu vida. Anoche volviendo en coche con una amiga, disfrute de uno de esos momentos.

Estuvimos largo rato charlando y al llegar a casa, fui consciente de la importancia que tiene en mi vida la quietud. Cuando estoy conectada a ella accedo a mis cualidades más creativas, descubro mi yo, sin necesidades o deseos, serena, relajada, con apertura. En este estado todo es posible, no hay límites, escuchas con atención profunda al otro y entiendes…

Saber cuando utilizar tu energía y cuando contenerla es tan valioso como saber con precisión qué es lo más importante que hay que decir. Experimentas quietud cuando dejas de obligarte a “hacer” y te permites “ser”. Es el momento en que te rindes y confías. El momento en que te pones a la disposición del otro, permites que la comprensión se transforme naturalmente en acción a través de ti.

La quietud te mantiene centrado y no identificado. Te permite cultivar confianza, el simple hecho de dar espacio a alguien puede ser un regalo. En lugar de dar consejos o de intentar solucionar algo, escucha, permite, muéstrate presente. Imagina un mundo en el que cada uno de nosotros aportara claridad al otro, sin juicios, ni consejos, sin opiniones, únicamente acompañándolo.

Aunque vivimos como personas independientes en esencia estamos conectados. ¿Dónde termina el aire que respiro yo y el que respiras tú? Cuando expandimos nuestro marco mental, cultivamos la compasión y descubrimos nuevas maneras de contribuir a la comunidad para evolucionar. En el momento que emitimos un juicio se pierde la oportunidad de conectar con la autenticidad.

“Cada día la vida nos ofrece suficientes desafíos para convertirnos en personas de más integridad. Si estamos dispuestos a aceptar la invitación que cada reto nos presenta, nos daremos cuenta que este proceso de aceptación no puede realizarse por uno mismo- por lo menos no de una manera sostenible, ó a largo plazo. Necesitamos de relaciones dignas de confianza, las cuáles nos apoyen con tenacidad y sustenten el trayecto hacia una vida integral. El tomar un viaje o peregrinación interior hacia el encuentro de nuestra propia alma con nuestro rol en la vida requiere una comunidad verdadera, A este tipo de comunidad, la cual en la realidad es poco frecuente, yo la llamo un Circulo de Confianza“.

Parker J. Palmer

Circulo hojas

Nuestro impacto de “acción”.

La alternativa positiva a nuestra huella ecológica sería nuestro impacto de acción o la suma total de acciones llevadas a cabo en beneficio del planeta.

Abrazar por completo nuestra relación con el mundo natural es saber que, aunque algunas de nuestras acciones conllevan efectos negativos, tenemos un potencial inagotable para compensarlos y crear efectos positivos. Cualquier cosa que hagas.

Entre ellas:

  • Desarrollar la empatía con todas las formas de vida que me rodean.
  • Incorporar la sostenibilidad como práctica en comunidad.
  • Hacer visible lo invisible.
  • Anticipar consecuencias inesperadas.
  • Entender cómo la naturaleza sustenta la vida.

Como dijo Wendell Berry:

“Conseguirlo no es la cuestión, lo que realmente importa es que intentaste hacer lo correcto. Ya sea grande o pequeño, el hecho de llevarlo a cabo es lo más importante.

sembrar

 

Es tiempo de…

Comparto hoy con vosotros en esta sección del blog unas palabras del Maestro budista Rimpoché que me conectan a la responsabilidad que tenemos sobre nuestras acciones, y a como estas contribuyen a la dirección que nuestra huella ecológica esta tomando.

“Hoy tenemos casas más grandes y familias más pequeñas. Más relojes, pero menos tiempo. Más conocimientos, pero menos sentido común. Más expertos, pero no menos problemas.

Gastamos demasiado, reímos poco. Nos echamos de menos pero nos enfadamos de más. Hablamos demasiado, y escuchamos muy poco. Compramos más, pero lo disfrutamos menos.

Hemos aprendido a prolongar la vida, pero no a vivirla realmente. Hemos conquistado el espacio exterior, pero no nuestro interior. Hemos desintegrado el átomo, pero no nuestros prejuicios. Hemos aprendido a correr, pero no a esperar.

Es tiempo de comidas rápidas y digestiones lentas. De ingresos más altos, pero moral más baja. De más entretenimiento pero menos diversión.

Porque de todo tenemos más y de casi nada hemos conseguido lo mejor”

niño interior