Si supiéramos hacernos preguntas más interesantes

La rutina en ocasiones nos lleva a pensar en otro tipo de vida que anhelamos donde la aventura, el riesgo y la incertidumbre están más presentes. Nuestra existencia sería altamente valorada si supiéramos hacernos preguntas más interesantes como por ejemplo ¿cuál es el mejor momento del día? ¿qué es divertido ver?

Esta semana tuve oportunidad de hojear «El libro de la almohada» de Sei Shonagon donde la autora comparte ocurrencias, reflexiones y anécdotas como dama al servicio de la emperatriz en el Palacio Imperial de Kioto.

Su status de vida era alto aunque muy rutinario. En este diario cuenta como un viaje de un día para escuchar un sermón en un templo era el mayor viaje que había realizado nunca, o como parte de su trabajo consistía en estar en silencio la mayor parte del tiempo viendo a las mismas personas día tras día. Sin embargo en su libro transmite todo lo contrario.

En una parte del libro se hace preguntas como ¿Cuál es el mejor momento del día? y responde: «En verano de noche cuando llueve. En primavera el alba, cuando amanece y estoy observando la escarcha en las ramas de un ciruelo» A simple vista resulta algo sencillo aunque Sei se enfoca hacia esos pequeños momentos y les da un gran valor, los convierte en profundas fuentes de satisfacción.

Dan ganas de comenzar a preguntarse ¿Te animas?

Anuncio publicitario

La ciudad de los pozos

Esta ciudad no estaba habitada por personas, como todas las demás ciudades del planeta. Esta ciudad estaba habitada por pozos. Pozos vivientes…pero pozos al fin.

Los pozos se diferenciaban entre sí, no solo por el lugar en el que estaban excavados sino también por el brocal (la abertura que los conectaba con el exterior). Había pozos pudientes y ostentosos con brocales de mármol y de metales preciosos; pozos humildes de ladrillo y madera y algunos otros más pobres, con simples agujeros pelados que se abrían en la tierra. 

La comunicación entre los habitantes de la ciudad era de brocal a brocal y las noticias viajaban rápidamente, de punta a punta. 

Un día llegó a la ciudad una «moda» que seguramente había nacido en algún pueblo humano: La nueva idea señalaba que todo ser viviente que se precie debería cuidar mucho más lo interior que lo exterior. Lo importante no es lo superficial sino el contenido. 

Así fue como los pozos empezaron a llenarse de cosas. Algunos se llenaban de cosas, monedas de oro y piedras preciosas. Otros, más prácticos, se llenaron de electrodomésticos y aparatos mecánicos. Algunos más optaron por el arte y fueron llenándose de pinturas , pianos de cola y sofisticadas esculturas postmodernas. Finalmente los intelectuales se llenaron de libros, de manifiestos ideológicos y de revistas especializadas. 

Pasó el tiempo. 

La mayoría de los pozos se llenaron de tal modo que ya no pudieron incorporar nada más. 

Los pozos no eran todos iguales así que, si bien algunos se conformaron, hubo otros que pensaron que debían hacer algo para seguir metiendo cosas en su interior…

Alguno de ellos fue el primero: en lugar de apretar el contenido, se le ocurrió aumentar su capacidad ensanchándose. 

No paso mucho tiempo antes de que la idea fuera imitada, todos los pozos gastaban gran parte de sus energías en ensancharse para poder hacer más espacio en su interior. 

Un pozo, pequeño y alejado del centro de la ciudad, empezó a ver a sus camaradas ensanchándose desmedidamente. El pensó qué si seguían hinchándose de tal manera , pronto se confundirían los bordes y cada uno perdería su identidad… 

Quizás a partir de esta idea se le ocurrió que otra manera de aumentar su capacidad era crecer, pero no a lo ancho sino hacia lo profundo. Hacerse más hondo en lugar de más ancho. 

Pronto se dio cuenta que todo lo que tenia dentro de él le imposibilitaba la tarea de profundizar. Si quería ser más profundo debía vaciarse de todo contenido… 

Al principio tuvo miedo al vacío, pero luego, cuando vio que no había otra posibilidad, lo hizo. 

Vacio de posesiones, el pozo empezó a volverse profundo, mientras los demás se apoderaban de las cosas de las que él se había deshecho…

Un día, el pozo que crecía hacia dentro tuvo una sorpresa: dentro, muy dentro ,y muy en el fondo ¡encontró agua!. 

Nunca antes otro pozo había encontrado agua… 

El pozo supero la sorpresa y empezó a jugar con el agua del fondo, humedeciendo las paredes, salpicando los bordes y por último sacando agua hacia fuera. 

La ciudad nunca había sido regada más que por la lluvia, que de hecho era bastante escasa, así que la tierra alrededor del pozo, revitalizada por el agua, empezó a despertar. 

Las semillas brotaron en pasto , en tréboles, en flores, y en tronquitos endebles que se volvieron árboles después… 

La vida explotó en colores alrededor del alejado pozo al que empezaron a llamar «El Vergel». 

Todos le preguntaban cómo había conseguido el milagro. -Ningún milagro- contestaba el Vergel- hay que buscar en el interior, hacia lo profundo… Muchos quisieron seguir el ejemplo del Vergel, pero desecharon la idea cuando se dieron cuenta de que para ir más profundo debían vaciarse. 

Siguieron ensanchándose cada vez más para llenarse de más y más cosas… 

En la otra punta de la ciudad, otro pozo, decidió correr también el riesgo del vacío… 

Y también empezó a profundizar… 

Y también llegó al agua… 

Y también salpicó hacia fuera creando un segundo oasis verde en la ciudad… 

-¿Qué harás cuando se termine el agua?- le preguntaban. -No sé lo que pasará- contestaba- Pero, por ahora, cuánto más agua saco , más agua hay. Pasaron unos cuantos meses antes del gran descubrimiento. 

Un día, casi por casualidad, los dos pozos se dieron cuenta de que el agua que habían encontrado en el fondo de sí mismos era la misma…Que el mismo río subterráneo que pasaba por uno inundaba la profundidad del otro.

Se dieron cuenta de que se abría para ellos una nueva vida. No sólo podían comunicarse, de brocal a brocal, superficialmente , como todos los demás, sino que la búsqueda les había deparado un nuevo y secreto punto de contacto. 

La comunicación profunda que sólo consiguen entre sí, aquellos que tienen el coraje de vaciarse de contenidos y buscar en lo profundo de su ser lo que tienen para dar…

Jorge Bucay

Certezas

Tras unos meses de incerteza en los que no me ha sido posible escribir ya que mi prioridad era atender a la salud de uno de mis familiares más cercanos, retomo hoy con gusto esta pasión mía y no se me ocurre mejor manera que con unas bellas palabras que invitan a la reflexión para hoy:

«De todo, quedaron tres cosas:
la certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
y la certeza de que sería interrumpido antes de terminar.

Hacer de la interrupción un camino nuevo,
hacer de la caída, un paso de danza,
del miedo, una escalera,
del sueño, un puente,
de la búsqueda…un encuentro.»

Fernando Pessoa

Serra de Estrela.jpg

Pagar por la felicidad

Os dejo este texto para reflexionar:

«Muchos creen que no hay nada gratis, que todo se paga. Por eso empiezan a pagar también por su felicidad. En lugar de mirar al otro y complacerse con él, buscan su monedero para pagar con él la felicidad. Con eso, pronto pierden de vista al otro, y también dejan de advertir la presencia de la felicidad.

12828526_966657326757986_1067638339619607446_o.jpgSólo conservan en la mano unas pocas monedas. Eso es entonces todo lo que queda del placer y la felicidad. Hay en nosotros un impulso profundo que extrae su fuerza de la idea: he de pagar por todo lo que recibo. Sobre todo por la felicidad. Pero cuando se ha pagado bastante, hace tiempo que la felicidad se ha desvanecido.

Esa idea de tener que pagar por todo existe¿Os suena? Pasa todos los días. Algunos pagan todo el tiempo. Pagan por la felicidad y pagan por la culpa»

Bert Hellinger

Verano…

Imagen

El cuadro de la paz

«Había una vez un rey que ofreció un premio al artista que lograra pintar la mejor representación de la paz. Muchos artistas lo intentaron.

El rey miró todos los cuadros. Pero sólo dos le gustaron realmente, y tenía que escoger entre ellos.

Uno era el de un lago apacible. El lago era un espejo perfecto de las tranquilas montañas que se elevaban a su alrededor. Por encima estaba el cielo azul con blancas nubes. Todo el que veía este cuadro pensaba que era una representación perfecta de la paz.

El otro cuadro también tenía montañas, pero éstas eran peladas y escarpadas. Por encima había un furioso cielo, del cual caía la lluvia y donde se veían relámpagos. Por un costado de la montaña caía una cascada espumosa. Esto no tenía un aspecto apacible en absoluto.

Pero cuando el rey lo miró de cerca, vio tras la cascada un pequeño arbusto que crecía en una grieta de la roca. En el arbusto había construido su nido un pajarito. Allí, en medio del rugir del agua, estaba echado el pajarito en su nido; en perfecta paz.

El rey escogió el segundo. Y lo explicó así:
«Paz no significa estar en un lugar donde no hay problemas o trabajo duro. Paz quiere decir estar en medio de todas esas cosas y permanecer calmado en el corazón.
Este es para mí el verdadero significado de la paz».

 

cuadro paz

Para los acosados ​​y bellos

Innumerables adolescentes jóvenes se despiertan por la mañana y tienen miedo de ir a la escuela. Este es un problema que afecta a millones de personas, no solo a las que están siendo intimidadas, a sus familias incluso a las que intimidan a otros, con efectos duraderos que se prolongan hasta la edad adulta.

Os comparto un vídeo en el que Shane Koyczan habla de las heridas que le causó el acoso escolar que sufrió de niño.

”. . . y si no puedes ver nada hermoso en ti mismo, busca un espejo mejor, mira un poco más de cerca, mira un poco más, porque hay algo dentro de ti que te hizo seguir intentándolo a pesar de que todos te dijeron que lo dejaras «.

Proyectando nuestros pensamientos

Un experimento interesante. Invitan a seis fotógrafos diferentes para que retraten a un hombre.

A cada uno de ellos, ese hombre a retratar les cuenta su historia, sólo que en cada caso es una historia inventada y totalmente diferente. Al final, comparan las seis perspectivas de los retratos y lo que ocurre es bastante impresionante.

Como puedes imaginarte, el resultado de cada fotógrafo es absolutamente diferente. Pero no tanto por el estilo estético del fotógrafo, sino por la identidad que se muestra en cada uno de los retratos. ¡Parecen seis personas totalmente distintas! Es suficiente con que Michael se presente como un millonario, alguien que ha salvado una vida, un ex-presidiario, un pescador comercial, un autoproclamado psíquico o un alcóholico en recuperación, y con que actúe como tal, para que la fotografía que produce el fotógrafo, en cada caso, lo ponga de manifiesto de una manera inconfundible.

Es una genial demostración empírica de cómo el fotógrafo siempre proyecta su propio pensamiento o idea preconcebida, aunque sea recién creada, en la imagen que muestra del retratado.

De pronto un día

Bello texto para reflexionar:

!De pronto un día luminoso nos baña los huesos,
los dolores se convierten en pájaros de azúcar,
un canto de madre perfuma el ombligo del aire,
las piedras ronronean como gatos,
en el pecho se nos abre una mano invisible,
en el túnel de los oídos ruedan gamas de silencio.

Me busco atravesando una y otra puerta
mientras caen de bruces mis falsos personajes.
He perdido las alas de la memoria,
aquí estoy,
me llamo Transparencia»

Alejandro Jodorowsky

11953300_10208014627191856_2888268309851414851_o

¿Tienes privilegios?

PRIVILEGIO – «Ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia» (R.A.E.)

Hoy me gustaría compartir un video que nos interpela, nos invita a la reflexión sobre la desigualdad de oportunidades a la vez que nos ayuda a tomar conciencia sobre las ventajas de que gozan algunas personas en relación a otras.

Y tu ¿qué opinas? Me encantará leer vuestros comentarios.

Dos amigos

Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto. En un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena: HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGO UNA BOFETADA EN EL ROSTRO.

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomo un estilete escribió en una piedra: HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVO LA VIDA.
Intrigado, el amigo preguntó: ¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?

Sonriendo, el otro amigo respondió: «Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargaran de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo».

 

Land art 60

Hace ya tiempo

Hace ya tiempo que no sé de ti
y está la sierra como te gustaba
con el otoño.
Por Escalonias y por San Calixto
a las primeras lluvias han crecido
las hierbas y una seña silenciosa
me entregan tuya en verdor y aroma.
Las ciervas ramonean acebuches
y está la brama resonando fiera,
en el fragor del monte su sollozo.
El venado de sombra taciturna
alza la cuerna como un candelabro
que incendiara de celo y oro el bosque,
y el jaro jabalí híspido bate
el hosco ramo prieto de la encina,
tal me decías.

Hace ya tiempo que callas, lejana.
Mañana de los lunes en el viejo
archivo provincial, legajos, cintas
rojas de las carpetas, boletines.
Todo el oficinal rito perenne
se estremecía al aire del lentisco,
al varear de juncos en las fugas,
al corno inglés en óperas de Weber.

Y queda aún olor de jara y pólvora,
en el veraz relato, entre tus manos,
hace ya tiempo

Y pienso en ti y sonrío y me es grata
tu memoria, como una prenda usada
de abrigo al calofrío de la casa.

Pablo García Baena

La aceptación del AHORA

«Cuando te rindes a lo que es
y estás plenamente presente,
el pasado ya no tiene ningún poder.

Entonces se abre el reino del Ser,
que había quedado oscurecido por la mente.
De repente, surge una gran quietud dentro de ti,
la sensación de una paz insondable.

Y en esa paz hay una gran alegría.
Y dentro de esa alegría hay amor.
Y en su núcleo más interno está lo sagrado,
lo inconmensurable, Eso que no puede ser nombrado»

Eckhart Tolle

19894700_1123565421077292_4133761045979012845_n.jpg

Para vivir…

Es necesario coraje tanto la semilla intacta
como la que rompe su cáscara
tienen las mismas propiedades.
Sin embargo, sólo la que rompe su cáscara
es capaz de lanzarse a la aventura de la vida.

Esta aventura requiere una única osadía:
descubrir que no se puede vivir
a través de la experiencia de los otros,
y estar dispuesto a entregarse.

No se puede tener los ojos de uno,
los oídos de otro, para saber de antemano
lo que va a ocurrir;
cada existencia es diferente de la otra.

No importa lo que me espera,
yo deseo estar con el corazón abierto para recibir.

Que yo no tenga miedo de poner mi brazo
en el hombro de alguien, hasta que me lo corten.

Que yo no tema hacer algo que nadie hizo antes
hasta que me hieran.

Déjenme ser tonto hoy,
porque la tontería es todo lo que tengo
para dar esta mañana;
me pueden reprender por eso,
pero no tiene
importancia.
Mañana, ¿quién sabe?, yo seré menos tonto.

 

thumb_COAI3732_1024Khalil Gibran —

Seleccionadas para hoy…

  • «Las cosas que amamos nos dicen quiénes somos.» Tomás de Aquino
  • «La cosa más difícil en la vida es conocerte a ti mismo.» Tales
  • «Al final, no os preguntarán qué habéis sabido, sino qué habéis hecho.» Jean de Gershon
  • «Solo hay un camino hacia la felicidad y es cesar de preocuparse por cosas que están fuera del alcance de tu voluntad.» Epícteto
  • «Si no puedes ser poeta, sé el poema.» David Carradine
  • «Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha.» Víctor Hugo
  • «Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma. » Julio Cortazar
  • «La mayoría de los hombres no carecen de fuerza, sino de constancia.» Victor Hugo
  • “Es la posibilidad lo que me mantiene en marcha, no la garantía.” Nicholas Spark
  • “Nunca podrás derrotar a la persona que nunca se rinde.” Babe Rut
  • “Un objetivo sin un plan es solo un deseo.” Antoine de Saint-Exupéry
  • “La tierra tiene música para todos los que escuchan.” George Santayana
  • “Mire un árbol, una flor, una planta. Deja que tu conciencia descanse sobre eso. Qué tan quietos están, qué tan enraizados están en el Ser.” Eckhart Tolle
  • “Las montañas están llamando y debo irme.” John Muir
  • “Si realmente amas la naturaleza, encontrarás belleza en todas partes.” Vincent Van Gogh

70276656_10157546274366450_3277252895174557696_o.jpg