El cuadro de la paz

«Había una vez un rey que ofreció un premio al artista que lograra pintar la mejor representación de la paz. Muchos artistas lo intentaron.

El rey miró todos los cuadros. Pero sólo dos le gustaron realmente, y tenía que escoger entre ellos.

Uno era el de un lago apacible. El lago era un espejo perfecto de las tranquilas montañas que se elevaban a su alrededor. Por encima estaba el cielo azul con blancas nubes. Todo el que veía este cuadro pensaba que era una representación perfecta de la paz.

El otro cuadro también tenía montañas, pero éstas eran peladas y escarpadas. Por encima había un furioso cielo, del cual caía la lluvia y donde se veían relámpagos. Por un costado de la montaña caía una cascada espumosa. Esto no tenía un aspecto apacible en absoluto.

Pero cuando el rey lo miró de cerca, vio tras la cascada un pequeño arbusto que crecía en una grieta de la roca. En el arbusto había construido su nido un pajarito. Allí, en medio del rugir del agua, estaba echado el pajarito en su nido; en perfecta paz.

El rey escogió el segundo. Y lo explicó así:
«Paz no significa estar en un lugar donde no hay problemas o trabajo duro. Paz quiere decir estar en medio de todas esas cosas y permanecer calmado en el corazón.
Este es para mí el verdadero significado de la paz».

 

cuadro paz

Abriré la ventana

«De vez en cuando la alegría
tira piedritas contra mi ventana
quiere avisarme que está ahí esperando
pero me siento calmo
casi diría ecuánime
voy a guardar la angustia en un escondite
y luego a tenderme cara al techo
que es una posición gallarda y cómoda
para filtrar noticias y creerlas
quién sabe dónde quedan mis próximas huellas
ni cuándo mi historia va a ser computada
quién sabe qué consejos voy a inventar aún
y qué atajo hallaré para no seguirlos
está bien no jugaré al desahucio
no tatuaré el recuerdo con olvidos
mucho queda por decir y callar
y también quedan uvas para llenar la boca
está bien me doy por persuadido
que la alegría no tire más piedritas
abriré la ventana
abriré la ventana»

Mario Benedetti

Land art 59.jpg

 

Encontrar el espacio

SI NO AHORA, DIME CUANDO – Carrie Newcomer

Es hora de encontrar espacio tranquilo en espíritu, corazón y mente.

Elogio de la lentitud

Os comparto un breve resumen del Elogio de la lentitud de Carl Honoré:

1. No dejes que tu agenda te gobierne. Muchas cosas que te planteas ahora son postergables. Prueba y verás.
2. Cuando estés con tu pareja y tus hijos o con tus amigos, apaga el teléfono.
3. Tómate tiempo para comer y beber. Comer apurado genera males digestivos y si la comida es buena y está bien sazonada, no la apreciarás como se debe. Este es uno de los placeres de la vida, no lo arruines.
4. Pasa tiempo a solas contigo mismo, en silencio. Escucha tu voz interior. Medita sobre la vida en general. No tengas miedo al silencio. Al principio te será difícil, luego notarás los beneficios.
5. No te aturdas con ruidos o mires televisión como si fueras una medusa petrificada. Escucha música con calma y verás que es bellísima. No te quedes frente al televisor porque sí.
6. Escribe un ranking de prioridades. Si lo primero que escribiste es trabajo, algo anda mal, vuelve a redactarlo. El trabajo es importante y debemos hacerlo, pero medita y notarás que no es lo más importante de tu vida.
7. No creas eso de que en poco tiempo das amor. Escucha los sueños de la gente que amas, sus miedos, sus alegrías, sus fracasos, sus fantasías y problemas. Es una estupidez pensar que se puede amar una hora por día y basta con eso.
8. No creas que tu entorno puede seguir tu ritmo. Eres tú quien debe desacelerar e ir al ritmo de ellos. Recuerda que la conversación y la compañía silenciosa son los medios de comunicación más antiguos que existen.
9. El virus de la prisa es una epidemia mundial. Si lo has contraído, trata de curarte.

35295665_10156856197955110_1751501085081600000_n

Espacios de asombro saludables

Japón tiene baños de bosque, Corea tiene bosques curativos. Se ha demostrado que el tiempo en la naturaleza nos hace más saludables, felices y creativos. ¿Cómo pueden las ciudades crear espacios de asombro y restauración, y cómo pueden las personas sentirse inspiradas para pasar más tiempo en ellos?

Florence Williams nos lo cuenta en este video que os comparto. Es escritora independiente de National Geographic y muchas otras publicaciones. Su trabajo se centra en el medio ambiente, la salud y la ciencia. Actualmente está trabajando en un libro sobre la naturaleza y el cerebro.

Nos cuenta ,entre otros, aspectos interesantes del Shinrin Yoku o baños de bosque (forest bathing)

Meditación en vez de castigos en el aula

La escuela Robert W. Coleman, en Baltimore  han optado por una estrategia distinta en sus aulas y están teniendo mejores resultados que nunca con sus alumn@s.

En vez de castigar a los niñ@s, tienen una sala llamada «Momento Consciente» donde practican la meditación cuando hay alguna dificultad en el comportamiento.

La escuela dice que el programa ha ayudado a reducir los problemas de conducta.

Os invito a incorporarlo en vuestros centros.

Estate en calma.

deja que la vida fluyaDEJA QUE LA VIDA FLUYA – Ramesh S. Balsekar.

Lo que sucede en la vida es que, aunque el reto es siempre nuevo, nuestra respuesta es vieja porque está basada en el pasado, que es recuerdo. Experimentar con la memoria es un estado; experimentar sin memoria es totalmente diferente, es un pensamiento nuevo, una inspiración que sólo puede surgir cuando la mente no está atrapada en la red de la memoria.

La mente sólo es capaz de recibir lo que es eterno, imperecedero, inconmensurable, cuando está tranquila, en calma, sin buscar solución ni respuesta, sin resistirse ni rechazar.

Un libro interesante que nos hace reflexionar sobre el áspecto de que somos infelices porque casi todo lo que pensamos y hacemos es para uno mismo.