Yo soy yo

Hoy comparto con todos vosotros un texto que me emociona cada vez que lo leo su título “Yo soy yo”.

En todo el mundo, no hay nadie exactamente como yo. Hay personas que tienen algunas partes que se parecen a mi, pero nadie es idéntico a mi, por lo tanto, todo lo que sale de mi es auténticamente mio porque yo sola lo elegí.

Todo lo mio meEXPECTATIVAS pertenece – mi cuerpo, incluyendo todo lo que éste hace, mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e ideas, mis ojos, incluyendo las imágenes que perciben, mis sentimientos, cualesquiera que éstos puedan ser: coraje, alegría, frustración, amor, desilusión, excitación, mi boca y todas las palabras que salgan de ella: agradables, dulces o bruscas, justas o injustas, mi voz, fuerte o suave y todos mis actos, sean éstos para otros o para mi misma.

Me pertenecen mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas, mis temores. Me pertenecen todos mis triunfos y éxitos, todos mis fracasos y errores. Porque todo lo mio me pertenece, puedo llegar a familiarizarme íntimamente conmigo misma. Y al hacer esto, puedo amarme y aceptarme, y aceptar todas las partes de mi cuerpo.

Entonces puedo hacer posible que todo lo que me pertenece trabaje para lograr lo mejor para mi.

Sé que hay aspectos de mi misma que me confunden y otros que no conozco, pero mientras me conozco y me amo, puedo buscar valerosamente y con esperanza la solución a mis confusiones y la forma de conocerme más.

Cualquiera que sea mi apariencia y mi expresión, lo que diga o haga, lo que piense y sienta en un momento determinado, soy yo. Esto es auténtico y representa dónde estoy en este momento.

Cuando más adelante analice mi apariencia y mi expresión, lo que dije e hice y cómo pensé y sentí, algo parecerá no encajar. Puedo descartar lo que parece no encajar y conservar lo que sí encajó e idear algo nuevo para remplazar lo que descarté.

Puedo ver, oír, sentir, pensar, hablar y actuar. Tengo los instrumentos para sobrevivir, para acercarme a los demás, para ser productiva y para ser coherente y apartar de mi mundo a las personas y cosas ajenas a mí.

Me pertenezco. Y por lo tanto, puedo manejarme.

Yo soy yo. Y yo estoy bien.

Virginia Satir.

Anuncios

¿Qué es lo más importante para ti?

Un amigo me propuso hace unos días participar de un taller que impartía una comunidad de personas que vive en la Sierra de la Estrella en Portugal y que llevan tiempo trabajando en la meta de una vida despierta. Promueven la evolución y transformación de la consciencia y de la cultura, en congruencia con el tejido ecológico de la vida.

En el taller Cynthia nos puso delante 3 preguntas clave para traer este entendimiento a nosotros ¿Quién soy? ¿Por qué estoy aquí? ¿Cómo puedo vivir la unidad? Y la relación que en todo esto tiene el trabajo sobre mi ego.

El ego entendido como la parte de nosotros que insiste en la separación y en la limitación. La importancia que tiene la humildad a la hora de soltar y dejar ir todas las ideas sobre estar separados que nos inculca la sociedad en que vivimos y que nosotros decidimos adoptar creando en ello un hábito que se vuelve repetitivo.

Una sociedad que actúa desde el ego generando desconfianza y que por tanto nos lleva a tener actualmente una crisis de confianza y propósito. Siempre buscando la explicación fuera de nosotros cuando somos nosotros los primeros que hemos de estar dispuestos a sobrepasar nuestro propio ego antes de pretender que lo hagan los demás.

Contemplando que la separación no es tan real como pensamos ya que todos somos uno y la verdad es que nunca hemos estado separados. Dándonos cuenta de que somos parte de un proceso evolutivo donde, a la vez que para algunas cosas somos seres muy sofisticados, para otras aun estamos comenzando.

Volvernos mas conscientes es el propósito, crear una nueva cultura donde las personas estén juntas compartiendo valores. Una cultura que trascienda el ego para así poder transformar, cambiar la actual.

Los seres humanos tenemos el poder para crear algo inimaginable. Lo fundamental es hacer cosas que nos lleven hacia adelante no hacia detrás, cada cosa que hagamos importa.

Todos tenemos oportunidades para evolucionar todos los días. Hay que abrirse a la posibilidad de que somos mucho más de lo que estamos siendo y sobre todo cultivar esto con nuestras propias acciones.

Una forma de comenzar que os propongo desde aquí, es participar del taller que Cynthia Bampton impartirá en Centro Abierto Tomillo los próximos días 22 y 23 de febrero. Para más información aquí os dejo un link : http://bit.ly/1bzAVQ2

Espero que lo disfrutéis tanto como lo he hecho yo, muy recomedable la verdad.

-life-project-6

El canto del corazón.

Los miembros de una tribu de África utilizan un canto especial para cada miembro de la tribu, el cual le es asignado antes de su nacimiento.

En esta tribu la fecha de nacimiento de una criatura no es el día del parto, ni siquiera el día de la concepción, como en otras comunidades. Para ellos la fecha de nacimiento coincide con el instante en que la madre piensa por primera vez en ese hijo o hija.

africa 2La madre, consciente de sus intenciones de concebir un hijo con un hombre específico, se aleja para sentarse solitaria a la sombra de un árbol grande. Allí se sienta y escucha con atención hasta que puede oír el canto de la criatura que ella espera traer al mundo.

Una vez que ha oído la canción, vuelve a la aldea y se la enseña al padre para así poder cantarla juntos mientras hacen el amor, invitando a la criatura a que se les una.

Cuando se realiza la concepción, la madre le canta la canción al hijo que lleva en el vientre, y luego se la enseña a las ancianas y a las parteras de la aldea, de manera que durante los trabajos del parto y el instante del nacimiento, la criatura sea bienvenida con dicho canto.

Después del nacimiento, todos los miembros de la aldea aprenden la canción de cada niño y se la cantan en momentos de triunfo, en rituales y durante la iniciación.

Cuando llega a la edad adulta, el canto se convierte en parte de su ceremonia matrimonial.

Al final de su vida sus seres queridos rodean su lecho de muerte y entonan el canto por última vez.

Jack Kornfield

(Historias del espíritu, historias del corazón)

Asociado o Disociado.

Las personas solemos representar internamente nuestras experiencias y sentirlas de dos formas: asociadas o disociadas.

Decimos que estamos asociados cuando revivimos la experiencia como si estuviera ocurriendo en este momento de nuevo y además nos sentimos protagonistas de la misma, la vivimos en primera persona.

Decimos que estamos disociados cuando revivimos la experiencia alejados de la misma, como si fueramos los espectadores de una pelicula en el cine, viendonos a nosotros mismos.

Normalmente al estar disociados estamos separados de nuestras emociones, sentimientos y sensaciones, así como de nuestro diálogo interno. Lo ideal es disociarnos cuando queramos de determinadas experiencias que no nos hacen felices pero ¿cómo hacerlo?

Comenzaremos identificando si te disocias o asocias de tus experiencias. Para ello elige una agradable, cierra los ojos y tráela a tu memoria y cuando la tengas recuerda todos los detalles: dónde estabas, con quién, que estabais haciendo, los sonidos, los colores, tu diálogo interno, cómo te sentías,…

¿Cómo la has recordado? ¿Asociado o Disociado?

Te recomiendo practicar este ejercicio durante un tiempo para que luego en el proximo post podamos trabajar como cambiar los estados. Ánimo.

meditacion

Trabajando el autosabotaje.

Todos obtenemos un beneficio de todos los actos que hacemos y de todas las personas con las que nos cruzamos en la vida, aunque a primera vista no seamos capaces de discernir cuál es dicho beneficio.

Hoy os propongo un ejercicio donde analizaremos que beneficios o ganancias secundarias obtienes cuando te autosaboteas. Solo encontrando cuál es el beneficio que obtengo al actuar de una determinada manera, seremos capaces de poder cambiar ese parámetro de conducta que tenemos instaurado en nuestro cerebro.

Comenzamos…

Escribe en una hoja las siguientes emociones sin pararte mucho a pensar, solamente déjate llevar y escribe lo primero que te venga a la cabeza.

  • Me da miedo…
  • Me preocupa…
  • Si logro mis metas…
  • Si tengo éxito…
  • Lo más seguro es que…
  • Si mi vida cambia…
  • El éxito provoca…
  • Tengo miedo de que….
  • Creo que si logro lo que deseo…

Una vez contestadas las frases lee despacio las respuestas que has escrito y reflexiona sobre cada una de ellas.

Ahora descubre cuáles son las frases que te dices o que piensas (me cuesta, es muy dificil,…) y mantienen el autosabotaje y cámbialas por pensamientos positivos, más adecuados para lo que quieres lograr (puedo conseguir lo que me proponga, me merezco ser feliz…).

autosabotaje

Ábrete a las sorpresas de la vida.

Imagen

Propósito 2014

Escúchame.

Cuando te pido que escuches y te pones a darme consejos, no estás haciendo lo que te he pedido.

Cuando te pido que me escuches y te pones a decirme por qué no debería sentirme de ese modo, estás hiriendo mis sentimientos.

Cuando te pido que escuches y te parece que debes hacer algo para solucionar mi problema, me has fallado, por extraño que parezca.

¡Escucha! sólo pedía que escucharas, no que hablaras o hicieras, sólo oírme.

Cuando haces algo por mí que puedo y necesito hacer yo mismo, incrementas mi temor y mi sensación de ineptitud.

Puedo valerme por mi mismo. No estoy indefenso. Tal vez desanimado y decaído, pero no indefenso.

Pero cuando aceptas como cierto que me siento como me siento, por muy irracional que resulte, puedo dejar de intentar convencerte y pasar a la cuestión de comprender qué se esconde detrás de esa sensación irracional.

Y, cuando eso está claro, las respuestas resultan obvias y no necesito consejos.

Por favor, sólo escúchame.

Y si quieres hablar, espera un minuto por tu turno, y yo te escucharé.

Ralph Rougton.

Girl listening with her hand on an ear