Solo la experiencia transforma

Cualquier creencia debe dar paso a la experiencia, aquí os comparto un breve relato que reflexiona sobre esto:

He aquí a un maestro, al que preguntaron si existía una realidad superior y dijo:
-Sí, existe.
Pero días después, alguien le hizo la misma pregunta, y contestó:
-No, no existe.
Más tarde llegó otra persona que le preguntó lo mismo y él respondió:
-Puede que exista y puede que no.
Y llegó un hombre muy versado en las escrituras y preguntó:
-Pero, maestro, ¿a qué se debe que a cada cual le respondas de modo diferente?
El mentor no se inmutó y dijo:
-A cada uno le abro la puerta adecuada a su grado de entendimiento.

La respuesta está relacionada con el nivel de consciencia del que pregunta.

27539996_1292579670842532_4357560144809506875_n.jpg

Anuncio publicitario

Meditación en vez de castigos en el aula

La escuela Robert W. Coleman, en Baltimore  han optado por una estrategia distinta en sus aulas y están teniendo mejores resultados que nunca con sus alumn@s.

En vez de castigar a los niñ@s, tienen una sala llamada «Momento Consciente» donde practican la meditación cuando hay alguna dificultad en el comportamiento.

La escuela dice que el programa ha ayudado a reducir los problemas de conducta.

Os invito a incorporarlo en vuestros centros.

Carta a las nuevas generaciones

Un vídeo que no os dejará impasibles, habla sobre la huella humana en el planeta, lo que estamos generando con nuestras acciones y lo que esto va a suponer en las nuevas generaciones.

Habla de la codicia, de como ponemos las ganancias por encima de las personas, como hemos utilizado la naturaleza como una tarjeta de crédito sin límite llevando a algunos animales a la extinción.

Aún podemos cambiar de dirección  ¿cómo hacerlo?

Despertar del sueño y ver la realidad.

Estos últimos meses en PNL estoy trabajando en un tema que me apasiona: la ampliación de la consciencia y la percepción. Por este motivo, comparto hoy con vosotros un texto de Joaquín Carrizosa que me ha gustado mucho:

«Un individuo corriente, una vez pasada la infancia, pasa la mayor parte de su tiempo atendiendo a sus apegos como un burro (con perdón de los burros) al que han colocado una zanahoria a una palmo de su frente para seguirla sin descanso. Los deseos y miedos que nos unen a esos apegos condicionan nuestra consciencia, nuestro conocimiento, nuestro saber, y también nuestra conducta. No es fácil ampliar el campo de visión de nuestra consciencia, para ello habríamos de poner un gran empeño en descubrirnos y cambiar.

Tendrá que esforzarse en ampliar su consciencia, en despertar del sueño en que se encuentra y ver la realidad en la amplitud que le sea posible. Para ello deberá practicar en estar atento a cuantas cosas le acontecen. La atención es fundamental para ser conscientes de lo que se vive. Motivar la atención no es fácil, pero tampoco es complicado, basta con interesarnos por aprender, por descubrir, por conocernos, por escudriñar sin prisa todo cuanto se pone frente a nosotros, frente a nuestra atención, basta con estudiar el mundo, nuestro mundo como estudia un niño pequeño un juguete o cualquier otro objeto que a él se lo parezca…»

burro

Ser consciente de la respiración.

Al practicar la plena conciencia aumento la concentración. Me libero de la falta de atención y de la dispersión mental viviendo plenamente cada minuto.

Una manera sencilla de ser consciente es a través de la respiración, ya que evita que tu mente se distraiga. Es el puente que conecta la vida a la conciencia, que une el cuerpo con los pensamientos.

¿Cómo hacerlo?

Inspira con suavidad y lentitud, sabiendo que estás inspirando. Luego saca el aire de los pulmones, sabiendo que estas exhalando.

Para poder ser consciente durante mucho tiempo debes observar continuamente tu respiración.

respirar el arte

Sé consciente de las posturas del cuerpo.

Esta práctica puedes hacerla en cualquier momento y lugar.

posturaEmpieza concentrándote en la respiración. Respira en silencio con más profundidad de lo habitual.

Sé consciente de la postura del cuerpo, tanto si estás andando, de pie, tendido o sentado.

Sé consciente del lugar donde estás caminando o permaneciendo de pie, tendido o sentado.

Sé consciente del propósito de tu postura.

Por ejemplo, puede que adviertas que permaneces de pie en una verde colina para refrescarte, seguir la respiración o simplemente estar de pie.

Si no hay ningún propósito, sé consciente de que no lo hay.

La vida es como el eco.

DAR PARA RECIBIR – La vida te dará de regreso exactamente aquello que tú le has dado. Tu vida no es una coincidencia, es un reflejo de tus acciones.

Mi balanza se inclina

El ejercicio que hoy os propongo va a sernos muy útil a la hora de tomar conciencia sobre diversos aspectos de nuestra vida.

¡Comencemos!

Siéntate en una silla con una postura cómoda a la vez que erguida, los pies en contacto con el suelo, los músculos relajados y los ojos cerrados. Toma una respiración profunda y suelta el aire, hazlo así hasta tres veces seguidas. Y ahora imagina una balanza.

balanzaSitúa primero sobre uno de los platos, todas tus experiencias y sentimientos de anhelo, miedo, soledad, pena, dolor, desesperación, desdicha, aflicción y angustia. Todos tus momentos de crisis, de enfermedad, de desasosiego; todas las adversidades y conflictos, la preocupación, la tensión, la ansiedad, la desesperanza, la incertidumbre que hayas experimentado a lo largo de toda tu vida y que experimentes actualmente, en el caso de ser así.

Después coloca sobre el otro plato de la balanza todos los momentos que llamas de alegría o felicidad, que hayas experimentado a lo largo de toda tu vida y que experimentes actualmente: entusiasmo, pasión, gozo, amor, plenitud, bienestar, celebración, inspiración, belleza, seguridad, confianza, paz o energía.

Ahora observa los dos platos de la balanza y respóndete a tí mismo ¿hacia dónde se inclina la balanza? Tomate tu tiempo.

Una vez terminado el ejercicio, abre los ojos, toma un papel y un boligrafo y anota tus reflexiones sobre las siguientes cuestiones:

  • ¿Esta relacionada la manera en la que vives en el mundo con la inclinación de tu balanza?
  • ¿Cuál es tu estado «ordinario»  (aquel en que me encuentro la mayor parte del tiempo) en relación a la balanza?
  • ¿Qué es lo que suele hacer mi pensamiento?

Seguramente, al finalizar tu reflexión el ejercicio te haya ayudado a tomar cierta perspectiva sobre lo que esta ocurriendo.

La buena noticia es que nada es definitivo y en tu mano esta mejorar y transformar todo aquello que quieras.

¡Nunca es tarde!

Vendo prejuicios.

A parte del toque de humor con que he titulado este post, hoy vamos a hablar de algo importante que día a día esta presente en nuestra sociedad: el prejuicio. Desde la infancia imitamos los prejuicios de nuestros padres, maestros, amigos y, en general, del grupo social en el que nos movemos.

El prejuicio afecta a la personalidad de forma global y depende en gran medida de factores como el equilibrio emocional, la capacidad de diferenciar o la apertura a nuevas ideas y sentimientos.No podemos infravalorarlo ya que no solo es un conjunto de ideas, también lo forman sentimientos y conductas e implica una evaluación cargada afectiva y negativamente.

Si queremos eliminarlo deberemos trabajar todos los aspectos que conlleva no solamente el racional. Muchas veces no somos conscientes de que los adquirimos y mantenemos, por tanto lo primero será tomar consciencia de ellos para poder superarlos. Generalmente la superación de estos es mucho más rápida y profunda si se promueve en un grupo, que si se intenta lograr en una persona individual.

Ante todo debemos entender el ¿por qué tenemos prejuicios? para poder superarlos. Algunas causas son,  por ejemplo, el sentir a personas por debajo de nosotros ya que esto nos da un sentimiento de superioridad y autoestima. En otras ocasiones funciona, ya que así encontramos alguien concreto al que cargar con las culpas. Otras veces nos permiten simplificar nuestro pensamiento que se rige por clichés simples y por último nos sirven para integrarnos en un grupo que comparte nuestro prejuicio.

No olvidemos que somos selectivos para lo que nos interesa y que frecuentemente nos fijamos en casos aislados para reafirmar nuestros prejuicios.

La buena noticia es que se pueden superar y avanzar hacia un camino donde valoremos a todas las personas para cooperar y aprovechar las diferentes capacidades y habilidades de cada una. En próximos post trataremos sobre ello.

diversidad