Un día dedicado a ser consciente

Para mejorar en la prática de mindfulness os propongo elegir un día de la semana para dedicarlo por entero a la práctica de ser conscientes. Ya os aviso que cuesta llevarlo a la práctica asi que para comenzar a practicar es mejor escoger un día que sea más propicio como por ejemplo en el fin de semana.

Para acordarte de él tienes que inventar una forma de saber en cuanto te despiertes que ese día es tu día de plena consciencia. Un ejemplo podría ser pegar una nota en el techo de tu cama, traer un objeto a la mesilla, etc… cualquier cosa que te sugiera al abrir los ojos que ése es tu día.

Aún en la cama, comienza a seguir la respiración de una manera lenta y consciente. Levántate después alimentando la conciencia con cada movimiento. Cepíllate los dientes, lávate la cara y haz todas tus actividades matinales de forma tranquila y relajada. Sigue la respiración, obsérvala y no dejes que tu mente se distraiga.

Ejecuta cada movimiento con calma. Manten la sonrisa en tu cara. Lávate con lentitud, sabiendo que lo estás haciendo asi a propósito. Después sea cual sea la tarea que realices, hazla lentamente y con calma, sabiendo que la estás llevando a cabo, en lugar de intentar sacártela de encima cuanto antes.

Decide hacerlo todo de manera relajada, disfruta de la tarea y sé uno con ella. Si es tu primera vez lo mejor es que mantengas un espíritu de silencio, esto no significa que no puedas hablar. Puedes hablar e incluso cantar pero lo mínimo posible y siendo totalmente consciente de lo que dices o cantas.

Prepárate la comida, cocínala y lava los platos siendo consciente de ello. Tómate una taza de té con lentitud sin apresurarte. No pienses en lo que te queda por hacer, disfruta del té.

Por la noche puedes escribir alguna carta a un amigo o leer un texto que disfrutes, siempre que no tenga que ver con tus obligaciones de los días laborables y siendo consciente de ello. Cena algo ligero. Cuando vayas a la cama duerme sabiendo que estás durmiendo.

Después de practicar cada semana el día de plena conciencia durante al menos tres meses comenzarás a notar cambios importantes en tu vida. Poco a poco la conciencia empezará a penetrar en el resto de días de la semana.

201103_353575671390853_1207424465_o

Una lección importante.

En una ocasión Gloria Steinem, escritora y líder del movimiento feminista, aprendió una importante lección como estudiante de geología, durante un viaje que hizo al campo.

«Tomé la geología porque pensé que era la ¡menos científica de las ciencias!», le dijo a una audiencia en el Smith College, su alma mater. «En un viaje por el campo, mientras todos los demás estaban mirando el tortuoso río Connecticut, yo no estaba prestando ninguna atención porque había encontrado una tortuga gigante que había salido del río, se había arrastrado por un camino de tierra, y se encontraba en el barro, en el terraplén de otro camino, aparentemente dispuesta a subirlo y ser aplastada por un carro. Pues bien, siendo una buena codependiente del mundo, arrastré y empujé a esta enorme, pesada y encolerizada tortuga, hasta lograr sacarla del terraplén y llevarla camino abajo.

Estaba a punto de ponerla de vuelta en el río, cuando llegó mi profesor de geología, quien me dijo:

-¿Sabe usted lo que está haciendo? Esta tortuga posiblemente se ha pasado un mes arrastrándose por ese camino de tierra para ir a depositar sus huevos en el barro, al costado del camino, y usted acaba de ponerla de vuelta en el río.

Me quedé horrorizada, me sentí fatal, y sólo unos años más tarde comprendí que aquella había sido una de las lecciones más importantes que había aprendido: preguntarle siempre a la tortuga»

Speechwriter’s Newsletter

tortuga_5181302_std

Cambiando la perspectiva de la vida

Hoy hablaremos de Mindfulness una herramienta inspirada en la meditación oriental que nos invita a estar despiertos y plenamente atentos y nos ofrece una oportunidad para conocernos con mayor profundidad.

Los fundamentos de esta técnica los encontramos en las primeras enseñanzas budistas y nacen de la firme convicción de que todos los seres humanos experimentamos el mundo de un modo concreto.

Cuando somos niños experimentamos el mundo con curiosidad, estando totalmente presentes en el momento que vivimos. A través del mindfulness vamos a recuperar esta actitud y la vamos a incorporar a nuestra vida de adultos. Desarrollaremos la curiosidad y la percepción tanto interiormente como exteriormente para vivir el momento.

En nuestra vida adulta nos han educado para analizar y dar sentido a nuestras experiencias mediante la reflexión y esto es algo que vamos a cambiar practicando mindfulness ya que estaremos atentos a lo que nuestros sentidos nos transmitan siendo conscientes y prestando atención a cada una de las experiencias sin analizarlas, solo viviéndolas.

En próximos post nos iremos adentrando en esta maravillosa técnica que nos ayudará a escapar de las tan temidas reacciones automáticas.

equilibrio

Lo que nos hace felices.

Saber gestionar nuestro tiempo de manera efectiva es un factor clave para disfrutar de la vida, aunque en ocasiones nos perdemos en el camino confundiendo lo urgente con lo importante.

No es cuestión de hacer más en menos tiempo, sino de mantener un equilibrio organizando nuestras prioridades. Para ello tendremos que revisar nuestros principios y valores, además de las metas que nos hemos marcado. No se trata de una carrera donde lo importante es llegar el primero y a cualquier precio, sino de enfocarnos a la dirección que realmente da sentido a nuestra vida, lo que nos hace felices.

Aquí os dejo un ejemplo de Stephen R. Covey:

Un Experto Asesor de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó:  ¿Cuantas piedras piensan que caben en el frasco?

Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego preguntó: ¿Está lleno?. Todo el mundo lo miró y asintió.

Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto sonrió con ironía y repitió: ¿Está lleno?.

Esta vez los oyentes dudaron: Tal vez no.

Y entonces puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava.

– ¿Está lleno? preguntó de nuevo.  – ¡No!, exclamaron los asistentes.

– Bien, dijo, y cogió una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no rebosaba. Bueno, ¿qué hemos demostrado?, preguntó.

Un alumno respondió: Que no importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas.

– ¡No!, concluyó el experto:  Lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después.

 piedras-ninosPor lo tanto te animo a preguntarte: ¿Cuáles son las grandes piedras en mi vida?

Mis hijos, mis amigos, mis sueños, mi salud….

Una vez que hayas respondido a la pregunta, ¡recuerda!, has de colocarlas al comienzo y el resto encontrará su lugar.

¿Conoces la Carta de la Tierra?

La Carta de la Tierra es una declaración de principios éticos fundamentales para la construcción de una sociedad global justa, sostenible y pacífica en el Siglo XXI. Busca inspirar en todos los pueblos un nuevo sentido de interdependencia global y de responsabilidad compartida para el bienestar de toda la familia humana, de la gran comunidad de vida y de las futuras generaciones. La Carta es una visión de esperanza y una llamada a la acción.

Se preocupa especialmente por la transición hacia formas sostenibles de vida y el desarrollo humano sostenible. Por lo tanto la integridad ecológica es uno de sus enfoques principales. Sin embargo, la Carta reconoce que la protección ecológica, la erradicación de la pobreza, el desarrollo económico equitativo, el respecto a los derechos humanos, la democracia y la paz son metas interdependientes e indivisibles. Por consiguiente, el documento ofrece un nuevo marco ético integral e inclusivo para guiar la transición hacia un futuro sostenible.

La Carta es el resultado de un diálogo intercultural a nivel mundial en torno a diversos objetivos en común y valores compartidos, que se llevó a cabo durante toda una década. El proyecto de la Carta de la Tierra comenzó como una iniciativa de las Naciones Unidas, pero se desarrolló y finalizó como una iniciativa de la sociedad civil. En el año 2000 se concluyó el documento y la Comisión de la Carta de la Tierra, una entidad internacional independiente, lo dio a conocer públicamente como una carta de los pueblos.

La redacción de la Carta de la Tierra constituyó el proceso más inclusivo y participativo que se haya efectuado jamás en torno a la creación de una declaración internacional. Este proceso es precisamente lo que le confiere su legitimidad como marco ético rector. La legitimidad del documento se ha fortalecido aún más mediante el respaldo obtenido por más de 4.800 organizaciones, incluyendo asimismo a diversos organismos gubernamentales e internacionales.

A la luz de esta legitimidad, una creciente cantidad de juristas internacionales reconoce que la Carta de la Tierra está adquiriendo un estatus de documento de ley blanda. Se considera que este tipo de documentos, tal como la Declaración Universal de Derechos Humanos, son moralmente vinculantes para los gobiernos estatales que aceptan avalarlos y adoptarlos, aunque no sean vinculantes en el plano jurídico. Pero por lo general, dichos documentos establecen la base para el desarrollo de una ley dura.

En un momento en el que urgentemente se necesita se generen importantes cambios en la forma en que pensamos y vivimos, la Carta de la Tierra nos desafía a examinar nuestros valores y a escoger un rumbo mejor. En una época en la que la educación para el desarrollo sostenible se ha transformado en un elemento esencial, la Carta de la Tierra ofrece un instrumento educativo muy valioso. En unas circunstancias en las que las alianzas internacionales de trabajo se necesitan cada vez más, la Carta de la Tierra nos anima a encontrar aspectos en común en medio de nuestra diversidad y a adoptar la ética global que comparte una creciente cantidad de personas en todo el mundo.

Si quieres leer la carta:  http://bit.ly/UmUvua

Anímate a participar y recuerda, tenemos un hermoso planeta y es labor de todos cuidarlo.

Fuente: Iniciativa de la Carta de la Tierra.

Un gazpacho equilibrado.

En el anterior post comentaba que cada persona que tiene un fogón al alcance de la mano desarrolla su creatividad y además deja fluir sus emociones en la tarea, pues igual ocurre con nuestra vida. Uno tiene que dar de sí el máximo posible y llegar a ser lo mejor de el mismo, porque entre otras cosas se lo debe a si mismo. Es como un gazpacho, te lo puedes comer sin guarnición pero no es lo mismo, ¿porque conformarnos?

Nosotros tenemos aspectos a los que no damos salida y que nos hacen mantenernos en la zona de seguridad, cuando dejamos por ejemplo que el miedo crezca la confianza se hace pequeña. Tenemos que enfocarnos a hacer crecer la confianza y no pararnos a intentar hacer desaparecer el miedo puesto que en su lugar aparecerán otros obstáculos.

En ocasiones estos obstáculos se potencian entre ellos, la inseguridad y el miedo por ejemplo se llevan bien juntas, y además atemorizan nuestras demás habilidades. Hay que equilibrar el gazpacho trabajando en potenciar aquel ingrediente que es bueno para nosotros y al hacerlo nos daremos cuenta que los nocivos comienzan a hacerse pequeños.

Pasar a la acción es lo que mas cuesta ya que tenemos que abandonar nuestra receta original, ser diferentes, innovar, nadar contra corriente,….y cocinarnos nosotros mismos el gazpacho con perseverancia y tenacidad.

Y ahora comparto con vosotros la receta de mi abuela del gazpacho tipico de Almería, que como os comenté es la tierra de mi familia:

 Ingredientes: 1 litro de agua, 1 pepino, 1 cebolla, aceite de oliva, vinagre y sal.

Preparación: En un cuenco ponemos agua fría, un chorreón de aceite, otro de vinagre y sal a gusto. Se pica el pepino y la cebolla y se le añade al cuenco. La guarnición es opcional, en caso de prepararla los ingredientes son: pimientos, huevo duro, tomate y pan frito, todo ello partido en cuadraditos.

Espero que os guste.

 

Arriba el ánimo.

BE HAPPY – Aprende a ser feliz.