Influenciados por la cultura popular

Si queremos respuestas sinceras sobre la forma como el género determina el destino de una persona, lo mejor es preguntar a niños de nueve años de todo el mundo.

Así lo han hecho desde National Geographic con este vídeo donde niñ@s de todo el mundo nos cuentan cuál es el peso que tiene el género en sus vidas.

Para conocer las perspectivas de l@s niñ@s visitaron 80 hogares en cuatro continentes, planteando las mismas preguntas a un grupo diverso de niñ@s de 9 años.

Estas son las preguntas que les realizaron:

  • ¿Qué es lo mejor de ser niñ@?
  • ¿Qué es lo pero de ser niñ@?
  • ¿Cómo sería tu vida si fueras niña en vez de niño o niño en vez de niña?
  • ¿Qué quieres ser cuando seas mayor?
  • ¿Qué te entristece?
  • ¿Qué te hace feliz?
  • Si pudieras cambiar algo de tu vida o en el mundo que sería?

Aquí os dejo el video con las interesantes reflexiones de los más pequeños:

Haz click aquí para verlo

 

 

 

Los ciegos y el elefante

Hoy comparto con vosotros un relato que ilustra cómo la gente percibe verdades distintas en base al tamaño del marco.

Un grupo de ciegos toca un elefante para descubrir lo que es. Cada uno de ellos toca solo una parte del cuerpo del animal. El hombre que le toca la trompa dice «El elefante es como el tronco de un árbol». El hombre que le toca el colmillo dice «El elefante es como un tubo macizo». El hombre que le toca la cola dice «El elefante es como una cuerda». El hombre que le toca la pata dice «El elefante es como una columna». 

Todos describen el mismo animal, cada uno desde su punto de vista, limitado en su perspectiva. Si no tenemos en cuenta la perspectiva de los otros los malentendidos sobre lo que es la realidad podrían intensificarse y crear una situación en la que cada uno cree tener razón y que el otro está equivocado, cuando en realidad cada uno experimenta tan solo una dimensión de una verdad mayor.

Flores en la ventana

Afrontar el desamor.

MANUAL PARA NO MORIR DE AMOR – Walter Riso.

manualparanomorirdeamor_zenith_1Para muchos, el amor es una carga, un dulce e inevitable dolor o una cruz que deben llevar a cuestas porque no saben, no pueden o no quieren amar de una manera más saludable e inteligente. Para amar no hay que «morir de amor», sufrir, desvanecerse, perder el norte, ser uno con el otro o perder la identidad.

En el libro el autor plasma algunas de las dificultades que convierten el amor en un motivo de agonía y angustía y contrapone a ellas una serie de principios básicos de supervivencia afectiva, los cuales proporcionan herramientas para no morir de amor y cambiar nuestra concepción del amor tradicional por una más renovada y saludable.

«La verdadera virtud no está en amar, sino en amar bien» Walter Riso.

¡Os lo recomiendo!

La selección de octubre.

  • «Cada día en el que no hayamos danzado al menos una vez es un día perdido…» Nietzsche.
  • «La mejor edad es la que tenemos. Ni un segundo más, ni un segundo menos» Walter Riso.
  • «El Amor es la esencia de la Virtud» Krishnamurti.
  • «No lo hagas si no conviene. No lo digas si no es verdad» Marco Aurelio.
  • «En mi mundo, nada sale mal» Wayne Dyer.
  • «Nadie tiene dominio sobre el amor, pero el amor domina todas las cosas» Jean De La Fontaine.
  • «Cada decisión que tomas tiene un resultado» Zig Ziglar.
  • «Pon tu corazón, tu mente, tu intelecto y tu alma incluso en las pequeñas cosas que hagas. Este es el secreto del éxito»  Swami Sivanada.
  • «Vivir es nacer a cada instante» Erich Fromm.
  • «El hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo» Antoine De Saint Exupery.
  • «El amor todo lo vence» Virgilio.
  • «Somos del mismo material del que se tejen los sueños, nuestra pequeña vida está rodeada de sueños»  William Shakespeare.
  • «Elija ser positivo. Usted tiene esa opción, es el dueño de su actitud. Elija ser positivo, constructivo»  Bruce Lee.
  • «La belleza no está en la cara, la belleza es… una luz en el corazón»  Khalil Gibran.
  • «Morir es maravilloso; es horrible sólo para las personas que nunca comprendieron la vida» Anthony de Mello.

simplifica_tu_vida

¿Vaso medio lleno o medio vacío?

Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? sin embargo preguntó:

– ¿Cuánto pesa este vaso?

Las respuestas de los presentes variaron entre 200 y 250 gramos.

El psicólogo respondió:

El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo un minuto, no es problema. Si lo sostengo una hora me dolerá el brazo. Si lo sostengo un día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve.

Y continuó:

Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellas un rato no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler, y si piensas en ellas todo el día acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.

Por lo tanto recuerda: ¡soltar el vaso!

vaso

Mi balanza se inclina

El ejercicio que hoy os propongo va a sernos muy útil a la hora de tomar conciencia sobre diversos aspectos de nuestra vida.

¡Comencemos!

Siéntate en una silla con una postura cómoda a la vez que erguida, los pies en contacto con el suelo, los músculos relajados y los ojos cerrados. Toma una respiración profunda y suelta el aire, hazlo así hasta tres veces seguidas. Y ahora imagina una balanza.

balanzaSitúa primero sobre uno de los platos, todas tus experiencias y sentimientos de anhelo, miedo, soledad, pena, dolor, desesperación, desdicha, aflicción y angustia. Todos tus momentos de crisis, de enfermedad, de desasosiego; todas las adversidades y conflictos, la preocupación, la tensión, la ansiedad, la desesperanza, la incertidumbre que hayas experimentado a lo largo de toda tu vida y que experimentes actualmente, en el caso de ser así.

Después coloca sobre el otro plato de la balanza todos los momentos que llamas de alegría o felicidad, que hayas experimentado a lo largo de toda tu vida y que experimentes actualmente: entusiasmo, pasión, gozo, amor, plenitud, bienestar, celebración, inspiración, belleza, seguridad, confianza, paz o energía.

Ahora observa los dos platos de la balanza y respóndete a tí mismo ¿hacia dónde se inclina la balanza? Tomate tu tiempo.

Una vez terminado el ejercicio, abre los ojos, toma un papel y un boligrafo y anota tus reflexiones sobre las siguientes cuestiones:

  • ¿Esta relacionada la manera en la que vives en el mundo con la inclinación de tu balanza?
  • ¿Cuál es tu estado «ordinario»  (aquel en que me encuentro la mayor parte del tiempo) en relación a la balanza?
  • ¿Qué es lo que suele hacer mi pensamiento?

Seguramente, al finalizar tu reflexión el ejercicio te haya ayudado a tomar cierta perspectiva sobre lo que esta ocurriendo.

La buena noticia es que nada es definitivo y en tu mano esta mejorar y transformar todo aquello que quieras.

¡Nunca es tarde!

Zanahoria, huevo o café

Hoy os traigo un relato que habla sobre como respondemos ante la vida cuando la adversidad llama a nuestra puerta.

Zanahoria, huevo o café

Una hija se quejaba con su padre acerca de la vida y se lamentaba de que las cosas no le salían bien. No sabía cómo hacer para seguir adelante porque sentía que desfallecía y se iba a dar por vencida. Estaba cansada de luchar y luchar sin obtener ningún resultado. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí tomó 3 ollas con agua y las colocó en el fuego. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última granos de café. Las dejó hervir. Sin decir una palabra, sólo miraba y sonreía a su hija mientras esperaba.

Su hija, esperó con impaciencia, preguntándose qué hacía su padre. A los veinte minutos su padre apagó el fuego. Sacó los huevos y los colocó en un recipiente, sacó las zanahorias y las colocó en un plato y finalmente colocó el café en un tazón.

Mirando a su hija, le pregunto: ¿qué ves? huevos, zanahorias y café le contestó ella.

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Después de quitarle la cáscara, observó que el huevo estaba duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de una exquisita taza de la deliciosa bebida.

Sorprendida e intrigada la hija le preguntó: ¿Qué significa todo esto, padre? Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: ¡agua hirviendo! Sólo que habían reaccionado de forma diferente.

La zanahoria llegó al agua fuerte, dura pero después de pasar por el agua hirviendo se había hecho blanda y fácil de deshacer. Los huevos llegaron al agua siendo frágiles, su cáscara fina protegía su interior líquido, pero después de estar en el agua hirviendo se habían endurecido. Los granos de café, sin embargo, eran únicos después de estar en agua hirviendo habían cambiado el agua.

¿Cual eres tú? le preguntó a su hija.

zanahoriahuevoocafe

Mi vida son mis decisiones.

Hoy comparto con todos un texto de Pablo Neruda que habla sobre el principio de responsabilidad en nuestra vida. Todo lo que nos sucede da un resultado y este resultado yo decido vivirlo de una determinada manera, según mis creencias, por tanto estoy viviendo lo que he escogido vivir. No tanto en los hechos que me suceden, sobre los que no tengo poder de elección, sino en la manera de relacionarme con ellos. Siempre puedo vivir las cosas de otra manera distinta a la que elijo.

Muy relacionada con la responsabilidad esta por tanto la coherencia, nuestra vida es nuestra obra y solo nosotros podemos hacerla, nadie mas. Aunque recibamos múltiples influencias, facilitadores, condicionantes, etc.. solo tú decides que hacer con todo eso y darle sentido: esa es la elección.

Os dejo con el texto de Neruda: «TU ERES EL RESULTADO DE TI MISMO»

No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.

 Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor  de acusarte en el fracaso para volver a empezar, corrigiéndote. El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error. 

 Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer, las circunstancias son buenas o malas según la voluntad o fortaleza de tu corazón.

 No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfrenta con valor y acepta que de una u otra manera son el resultado de tus actos y la prueba que has de ganar.

 No te amargues con tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño, recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.

 Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu fracaso. Si tu has sido el ignorante, el irresponsable, tu únicamente tu, nadie pudo haberlo sido por ti. No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es el presente.

 Aprende de los fuertes, de los audaces, imita a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.

 Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin alimento morirán. Aprende a nacer del dolor y a ser más grande, que es el más grande de los obstáculos.

 Mírate en el espejo de ti mismo. Comienza a ser sincero contigo mismo reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte. Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo, reconociéndote a ti mismo, mas libre y fuerte, y dejaras de ser un títere de las circunstancias, porque tu mismo eres el destino y nadie puede sustituirte en la construcción de tu destino.

 Levántate y mira por las montañas y respira la luz del amanecer. Tú eres parte de la fuerza de la vida. Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.

 Pablo Neruda.

elecciones

Arriba el ánimo.

BE HAPPY – Aprende a ser feliz.