La aceptación del AHORA

«Cuando te rindes a lo que es
y estás plenamente presente,
el pasado ya no tiene ningún poder.

Entonces se abre el reino del Ser,
que había quedado oscurecido por la mente.
De repente, surge una gran quietud dentro de ti,
la sensación de una paz insondable.

Y en esa paz hay una gran alegría.
Y dentro de esa alegría hay amor.
Y en su núcleo más interno está lo sagrado,
lo inconmensurable, Eso que no puede ser nombrado»

Eckhart Tolle

19894700_1123565421077292_4133761045979012845_n.jpg

Anuncio publicitario

Efímero y Eterno

Este ejercicio es una herramienta que facilita la práctica del estado de conciencia llamado «atención plena» y ayuda a profundizar en el proceso de autoconocimiento.

Pintar una flor efímera puede ser obra de muchísimo tiempo. Lo que te propone esta práctica es precisamente eso: que pases mucho tiempo en una ilustración, que vivas muchos días y semanas con ella. Es un ejercicio de paciencia para qué, a través de tu plena presencia en cada instante, experimentes lo eterno que se revela en la fugacidad.

Paciencia significa «estar ahí, sin esperar resultados» a través de la paciencia te brindas la oportunidad de presenciar cómo la vida surge, en toda su plenitud, desde la inagotable y poderosa fuente del momento actual.

IMG_0638.jpg

La primera parte de esta práctica consiste en no pintar el cactus y el pájaro. Vuelve a esta ilustración un día y otro, contémplala, pero no la pintes. Solo obsérvala en su perfecto estado inacabado, en su potencialidad.

Y, al mismo tiempo, contempla en ti lo que sientes, piensas, crees, esperas, dices, imaginas, recuerdas… constatando también la infinita potencialidad de tu conciencia, que ofrece espacio para que todo esto pueda manifestarse.

Cuando en tu mente ya no haya nadie que espere nada, regálate la experiencia de pintar la ilustración.

Claridad

A veces la vida te regala momentos inesperados, conversaciones con personas que están en tu entorno más próximo y que aportan claridad a tu vida. Anoche volviendo en coche con una amiga, disfrute de uno de esos momentos.

Estuvimos largo rato charlando y al llegar a casa, fui consciente de la importancia que tiene en mi vida la quietud. Cuando estoy conectada a ella accedo a mis cualidades más creativas, descubro mi yo, sin necesidades o deseos, serena, relajada, con apertura. En este estado todo es posible, no hay límites, escuchas con atención profunda al otro y entiendes…

Saber cuando utilizar tu energía y cuando contenerla es tan valioso como saber con precisión qué es lo más importante que hay que decir. Experimentas quietud cuando dejas de obligarte a «hacer» y te permites «ser». Es el momento en que te rindes y confías. El momento en que te pones a la disposición del otro, permites que la comprensión se transforme naturalmente en acción a través de ti.

La quietud te mantiene centrado y no identificado. Te permite cultivar confianza, el simple hecho de dar espacio a alguien puede ser un regalo. En lugar de dar consejos o de intentar solucionar algo, escucha, permite, muéstrate presente. Imagina un mundo en el que cada uno de nosotros aportara claridad al otro, sin juicios, ni consejos, sin opiniones, únicamente acompañándolo.

Aunque vivimos como personas independientes en esencia estamos conectados. ¿Dónde termina el aire que respiro yo y el que respiras tú? Cuando expandimos nuestro marco mental, cultivamos la compasión y descubrimos nuevas maneras de contribuir a la comunidad para evolucionar. En el momento que emitimos un juicio se pierde la oportunidad de conectar con la autenticidad.

«Cada día la vida nos ofrece suficientes desafíos para convertirnos en personas de más integridad. Si estamos dispuestos a aceptar la invitación que cada reto nos presenta, nos daremos cuenta que este proceso de aceptación no puede realizarse por uno mismo- por lo menos no de una manera sostenible, ó a largo plazo. Necesitamos de relaciones dignas de confianza, las cuáles nos apoyen con tenacidad y sustenten el trayecto hacia una vida integral. El tomar un viaje o peregrinación interior hacia el encuentro de nuestra propia alma con nuestro rol en la vida requiere una comunidad verdadera, A este tipo de comunidad, la cual en la realidad es poco frecuente, yo la llamo un Circulo de Confianza«.

Parker J. Palmer

Circulo hojas

Contempla y aprende.

¿QUIÉN ERES? – Si sabes quién eres, sabes de donde vienes.