Encontrar el espacio

SI NO AHORA, DIME CUANDO – Carrie Newcomer

Es hora de encontrar espacio tranquilo en espíritu, corazón y mente.

El árbol confundido

Había una vez, en algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos.

Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un problema: ¡No sabía quién era!

Lo que le faltaba era concentración, le decía el manzano: “Si realmente lo intentas, podrás tener sabrosísimas manzanas, ¡ves qué fácil es!” “No lo escuches”, exigía el rosal. “Es más sencillo tener rosas y ¡ves qué bellas son!”

Y el árbol desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, y como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado.

Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó: “No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchísimos seres sobre la Tierra. Yo te daré la solución… No dediques tu vida a ser como los demás quieran que seas. Sé tú mismo, conócete… y para lograrlo, escucha tu voz interior.” Y dicho esto, el búho desapareció.

“¿Mi voz interior?… ¿Ser yo mismo?… ¿Conocerme?…” Se preguntaba el árbol desesperado, cuando de pronto, comprendió. Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por fin pudo escuchar su voz interior diciéndole: “Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Eres un roble, y tu destino es crecer grande y majestuoso. Dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje… Tienes una misión: ¡Cúmplela!”

Y el árbol se sintió fuerte y seguro de si mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado. Así, pronto llenó su espacio y fue admirado y respetado por todos. Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz.

Y el árbol se preguntaba al ver a su alrededor, ¿Cuántos serán robles que no se permiten a si mismos crecer?… ¿Cuántos serán rosales que por miedo al reto, sólo dan espinas?… ¿Cuántos, naranjos que no saben florecer?

thumb_EYBS3765_1024.jpg

Anuncio publicitario

Encontrándonos

la belleza de lo pequeñoVivir no consiste únicamente en descubrir y responder a lo que está fuera, también consiste en observar qué y cómo resuena todo ello dentro de cada un@ de nosotr@s, a la vez que ponemos nuestra atención en elegir como responder ante ello.

Entender lo que sucede en un@ mism@ y, como llegar a entender y entenderse con los otr@s es parte de la vida.

Los conflictos son un regalo para provocar la reflexión sobre un@ y lo que acontece. Pueden ser un punto de partida importante para realizar un trabajo interior clave, si aprovechamos la información que nos dan, para detectar actitudes y valores que afloran en ellos y que han de ser reconocidos para el conocimiento y bienestar personal o grupal.El conflicto vivido como oportunidad nos ayuda a aprender, compartir percepciones, sentimientos y crecer.

Toda vida verdadera es encuentro, ser human@s supone aceptar nuestra interdependencia como miembros de la comunidad, reconociendo que nos necesitamos l@s un@s a l@s otr@s.

La apertura, la escucha, el silencio, la reflexión, la flexibilidad mental, la intuición… son elementos que favorecen bucear en nuestro mundo interno para conocerlo, entenderlo y acogerlo. Aquello que conocemos de nuestro propio mundo interno puede ayudarnos a saber cómo hacer y qué decir, para que también los demás, desde sí mismos, vayan poniendo nombre a aquello que piensan, sienten, viven o experimentan dentro del suyo.

Cuando ponemos en marcha nuestro autoconocimiento, autocontrol, automativación y empatía damos forma al encuentro, haciendo que los demás se sientan a gusto, mejoramos nuestra destreza y conseguimos una interacción fluida.

«Tened el corazón abierto tanto tiempo como podáis y sobre todo a vosotr@s mism@s. Sed generos@s, buen@s y hospitalari@s» Morrie Schwartz

 

 

Es tiempo de…

Comparto hoy con vosotros en esta sección del blog unas palabras del Maestro budista Rimpoché que me conectan a la responsabilidad que tenemos sobre nuestras acciones, y a como estas contribuyen a la dirección que nuestra huella ecológica esta tomando.

«Hoy tenemos casas más grandes y familias más pequeñas. Más relojes, pero menos tiempo. Más conocimientos, pero menos sentido común. Más expertos, pero no menos problemas.

Gastamos demasiado, reímos poco. Nos echamos de menos pero nos enfadamos de más. Hablamos demasiado, y escuchamos muy poco. Compramos más, pero lo disfrutamos menos.

Hemos aprendido a prolongar la vida, pero no a vivirla realmente. Hemos conquistado el espacio exterior, pero no nuestro interior. Hemos desintegrado el átomo, pero no nuestros prejuicios. Hemos aprendido a correr, pero no a esperar.

Es tiempo de comidas rápidas y digestiones lentas. De ingresos más altos, pero moral más baja. De más entretenimiento pero menos diversión.

Porque de todo tenemos más y de casi nada hemos conseguido lo mejor»

niño interior

Trabajando el autosabotaje.

Todos obtenemos un beneficio de todos los actos que hacemos y de todas las personas con las que nos cruzamos en la vida, aunque a primera vista no seamos capaces de discernir cuál es dicho beneficio.

Hoy os propongo un ejercicio donde analizaremos que beneficios o ganancias secundarias obtienes cuando te autosaboteas. Solo encontrando cuál es el beneficio que obtengo al actuar de una determinada manera, seremos capaces de poder cambiar ese parámetro de conducta que tenemos instaurado en nuestro cerebro.

Comenzamos…

Escribe en una hoja las siguientes emociones sin pararte mucho a pensar, solamente déjate llevar y escribe lo primero que te venga a la cabeza.

  • Me da miedo…
  • Me preocupa…
  • Si logro mis metas…
  • Si tengo éxito…
  • Lo más seguro es que…
  • Si mi vida cambia…
  • El éxito provoca…
  • Tengo miedo de que….
  • Creo que si logro lo que deseo…

Una vez contestadas las frases lee despacio las respuestas que has escrito y reflexiona sobre cada una de ellas.

Ahora descubre cuáles son las frases que te dices o que piensas (me cuesta, es muy dificil,…) y mantienen el autosabotaje y cámbialas por pensamientos positivos, más adecuados para lo que quieres lograr (puedo conseguir lo que me proponga, me merezco ser feliz…).

autosabotaje

¿Cuál es la percepción de ti mismo?

Un sencillo cuestionario que tendrás que responder a solas y honestamente. Una herramienta sobre la que trabajar y analizar en base a las respuestas obtenidas.

Mi recomendación:  trabaja siempre las respuestas que has de mejorar.

  1. ¿Te duelen las críticas que te hace la gente de tu alrededor?                 si   no
  2. ¿Hablas a los demás de tus propios logros?                                            si   no
  3. ¿Tienes miedo a las nuevas experiencias?                                               si   no
  4. ¿Te responsabilizas de tus propios errores?                                             si   no
  5. ¿Tienes tendencia a actuar de una forma tímida?                                     si   no
  6. ¿Expresas tus sentimientos fácilmente?                                                    si   no
  7. ¿Te gusta tu apariencia física?                                                                    si   no
  8. ¿Te sientes mejor si los que te rodean fracasan?                                     si   no
  9. ¿Mantienes relaciones personales con comodidad?                               si   no
  10. ¿Tienes siempre una razón para no cambiar?                                          si   no

Y si te apetece comparte con nosotros el resultado.

527583_10152721858745298_1379912874_n

Me cuesta decir NO

Hoy vamos a tomar conciencia de los áspectos que contemplo como persona cuando me cuesta decir NO a alguién. Es importante conocer cúales son las razones y a partir de ahí seguir trabajando para mejorar. Para ello os traigo el siguiente ejercicio.

Como en los anteriores he de recordaros que al ser un ejercicio individual la clave es la honestidad. Debo responder con lo que mi cabeza y cuerpo me sugieren en un primer momento y desechar «pensar» la respuesta pues entonces no estoy siendo espontaneo ni veraz.

Primera parte

Me pregunto ¿Qué es lo más importante para mí cuando alguién me pide algo?

Respuestas a seleccionar:

  • Que me valoren.
  • Sentir que he cumplido con mi deber o que he hecho lo correcto.
  • Que me feliciten.
  • Ser la primera persona a quien se lo piden.
  • Que sientan y me digan que siempre pueden contar conmigo.
  • Que me lo agradezcan.

Segunda parte

Me pregunto ¿Qué siento yo cuando ayudo a alguién y el otro………..?

Respuestas a seleccionar:

  • No me lo valora.
  • No lo reconoce.
  • No me lo agradece.
  • Se olvida rapido de lo que hice por él.
  • Me da a entender que lo normal es que le ayude.
  • Siempre me lo pide a mi.

A continuación viene la reflexión sobre el ejercicio.

En función de las respuestas que has dado puedes obtener información sobre las razones que te llevan a decir siempre que sí. Escuchate atentamente y reflexiona sobre ello. Es un primer paso.

Si te apetece compartirlo con nosotros ¡Adelante!

decir-no1

Lo fundamental, pensar por sí mismos

SOLO ES EL PRINCIPIO – Dirigida por  Pierre Barougier y Jean-Pierre Pozzi.

solo-es-el-principio-cartelUn documental interesante sobre como ven los niños de cuatro años áspectos fundamentales de la vida.

A lo largo de un curso, sentados en un círculo alrededor de una vela encendida, con ayuda de su maestra Pascaline, aprenden a expresarse, a escucharse mutuamente y a conocerse mejor. Entre todos hacen filosofía, reflexionan sobre temas importantes, a menudo olvidados en nuestra sociedad.

Los niños hablan con sus propias palabras, llenas de espontaneidad, humor, lógica y poesía.

El poder de las preguntas

¿Has pensado en todo lo que puedes obtener si preguntas? El ser humano difícilmente puede no responder a las preguntas. Una pregunta congruente pone en marcha todos los ajustes internos necesarios para darle sentido y poderla contestar.

Hay distintos tipos de preguntas hoy nos vamos a centrar en las llamadas preguntas de poder. Son aquellas que te hacen reflexionar sobre tu integridad y tus valores, se apoyan en lo que te gusta para invitarte a la acción, son constructivas, favorecen que te puedas ver en situaciones que deseas alcanzar para pensar sin límites y están enfocadas a mejorarte.

Hay dos momentos del día idóneos para realizarlas. Uno es cuando te acabas de despertar y aun te encuentras en la cama, y el otro es al finalizar el día, justo antes de irte a descansar.

Resultan una herramienta ideal para mejorar nuestra autoconocimiento y proyectar nuestra acción futura. Os animo a ponerlas a prueba durante una semana y a que luego me comentéis los resultados.

Aquí os dejo unas preguntas de muestra por si quereis realizar este ejercicio:

– ¿De qué cinco cosas te sientes hoy más orgulloso?

– ¿Qué es aquello que tú y solo tú puedes hacer para mejorar el mundo en que vives?

– ¿Qué harías si no tuvieras miedo?

– ¿Cómo es tu día ideal?

– Si tuvieras todo el tiempo del mundo ¿qué harias con el?

– ¿Qué puedes dejar de hacer que tenga un impacto positivo en tu vida?

– ¿Actúas con coherencia haciendo lo que piensas?

– ¿Cómo puedo salir fortalecido del problema que me acucia?

– ¿Qué recursos tengo para afrontar esa situación que me resulta complicada?

– Si lo que tienes ahora no te gusta ¿cómo crees que debería ser?

– ¿Qué te hace falta para estar listo?

dudas