Espacios de asombro saludables

Japón tiene baños de bosque, Corea tiene bosques curativos. Se ha demostrado que el tiempo en la naturaleza nos hace más saludables, felices y creativos. ¿Cómo pueden las ciudades crear espacios de asombro y restauración, y cómo pueden las personas sentirse inspiradas para pasar más tiempo en ellos?

Florence Williams nos lo cuenta en este video que os comparto. Es escritora independiente de National Geographic y muchas otras publicaciones. Su trabajo se centra en el medio ambiente, la salud y la ciencia. Actualmente está trabajando en un libro sobre la naturaleza y el cerebro.

Nos cuenta ,entre otros, aspectos interesantes del Shinrin Yoku o baños de bosque (forest bathing)

Anuncio publicitario

Shinrin Yoku

El Shinrin Yoku o práctica de «bañarse en el bosque» nace en Japón en 1982 cuando el director de la Agencia Japonesa de Bosques sugirió que «bañarse en el verde proporcionaba beneficios muy poderosos para la salud de aquellas personas que lo practicaban regularmente». Consistía en una práctica que favorecía un estado de relajación mental y físico para una población urbana sometida a niveles intensos de estrés.

Los sonidos del bosque, el olor de los árboles, la luz del sol a través de las hojas y la brisa del viento en la piel son responsables de una sensación de bienestar que rápidamente lleva a estudiar los beneficios que está practica aporta. Se descubre, entre otros aspectos, que eleva de forma natural nuestras defensas, nuestro sistema inmunitario y reduce la presión arterial a la vez que aminora el ritmo cardiaco. Promueve la serenidad, mejora el estado de ánimo y reduce los niveles de estrés ya que baja los niveles de cortisol. El contacto con la naturaleza nos devuelve nuestra energía y vitalidad.

¿Cómo practicarlo?

Basta con pasear por una zona verde para disfrutar del Shinrin Yoku, es esencial no tener prisa y poner toda nuestra atención en respirar, observar, absorber el bosque a través de los sentidos. Solamente «estando» en la naturaleza, reconectando con ella.

Desde sus inicios en Japón, los baños de bosque han ido extendiéndose por todo el mundo practicándose hoy en día en multitud de países como: Estados Unidos, Italia, Canadá, Alemania, Costa Rica, Reino Unido, Francia o España. ¡Os recomiendo vivir la experiencia si aún no lo habéis hecho!

Lo ideal es practicar el Shinrin Yoku con un profesional especializado que guíe el paseo (Guía certificado en Forest Therapy). Aquí os dejo un enlace para que podías localizar el más próximo a la zona en donde os encontrais en este momento  http://www.natureandforesttherapy.org/find-a-guide.html

 

1nivoB.jpg

 

 

 

 

 

Ese gran aliado… el magnesio

Antiguamente abonábamos los campos y los cultivos con estiércol. Actualmente, los abonos sintéticos carecen de magnesio; por lo que no está en nuestra cadena alimentaria y sufrimos las consecuencias de su ausencia.

El magnesio refuerza el músculo cardíaco, favorece su trabajo y también frena la inflamación prostática. A continuación os presento algunos alimentos que contienen este magnifico mineral:

  • Chocolate negro puro.
  • Pescados: arenque, bacalao, carpa, lucio, rodaballo, salmón, sardinas y trucha.
  • Aves: pavo y pollo.
  • Cereales, copos de centeno, de avena integrales, germen de trigo, harina de centeno, harina de trigo integral, sémola de avena.
  • Fruta: frambuesas, higos, kiwi, papaya y platano.
  • Hortalizas: alcachofas, boniato, brócoli, judias verdes, puerros, repollo y remolacha.
  • Frutos secos: almendras, avellanas, nueces, pistachos y sésamo.
  • Legumbres: alubias, garbanzos y lentejas.

Os animo a incluir el magnesio en vuestra dieta, estos son algunos de los beneficios que obtendréis:

  • Regula el ritmo cardíaco.
  • Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.
  • Mejora las funciones intestinales.
  • Interviene en el equilibrio hormonal disminuyendo los dolores premenstruales.
  • Ayuda a neutralizar el ácido estomacal.
  • Nos ayuda a regular la temperatura corporal.

Si quereis ampliar información sobre este mineral os recomiendo la lectura de la entrevista que hicieron a Ana María Lajusticia, química especialista en magnesio, en La Contra de La Vanguardia el 23 de octubre de 2013.

magnesio