¿Eres buen cartógrafo?

La cartografía es la ciencia que se encarga del estudio y la elaboración de los mapas geográficos. Cuando hablamos de cartografía emocional nos referimos por tanto al estudio de nuestro mapa emocional y a como vamos elaborándolo en base a nuestras vivencias y experiencias cotidianas.

Antiguamente los cartógrafos cuando elaboraban un mapa y llegaban a un territorio desconocido o no explorado lo identificaban con un dragón. Había personas que al ver el dragón pensaban “alerta” y no seguían recorriendo el territorio, otras al ver el dragón continuaban adelante y seguían explorando el terreno.

Con nosotros ocurre igual en nuestro mapa, continuamente vamos incluyendo diferentes cosas según las experiencias que nos suceden, como por ejemplo:

  • Hay zonas por las que nos cuesta caminar (zonas fangosas). En ellas nos sentimos mal, suele resultar difícil salir de ellas pero no somos nosotros, es ese momento puntual que podemos cambiar si queremos hacerlo.
  • Luego están los precipicios que son las cosas que nos ha ocurrido y que nos dan información concreta. Como puede ser una perdida que me hace daño, ahora cuando llego en mi mapa a ese precipicio no me acerco, lo evito.
  • Los naufragios, son señales que pongo en mi mapa que me avisan del peligro, me dan información sobre afectos concretos que he vivido y voy incorporando. Como cuando me enamoro y me va mal, pongo esta señal y así me indico que no te enamores, no te acerques tienes un peligro.
  • Las zonas arduas, que nos suponen un esfuerzo adicional, las vemos como obstáculos si nos acercamos a ellas rápidamente retrocedemos. Como puedo o no puedo.
  • Las zonas de alerta, que serian aquellas situaciones o creencias que no nos han ido bien e incluso que no son nuestras y nos indican una dirección concreta. Como la creencia de que los hombres no lloran por ejemplo.

mi mapa

En esta cartografía el significado personal que yo le doy a los conceptos es tremendamente importante ya que si en mi mapa el territorio esta lleno de señales este es tan pequeño que difícilmente puedo expandirlo hacia afuera.

Esto, no cabe duda, tendrá un impacto en mis relaciones y mi mundo exterior ya que al no arriesgarme limitare mi vida y el espacio me terminara aprisionando en mi territorio interior. Es difícil por tanto que el exterior sea amplio ya que limita mi conducta, a esto le llamamos “cartografía emocional”.

¿Te animas a cartografiar tu mapa de manera distinta?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s